Híbridos y Eléctricos

EMPEZANDO EN SU PROPIO MERCADO

Los fabricantes chinos empiezan a ganar terreno a los tradicionales gracias a los coches eléctricos

Los fabricantes chinos dan muestras de revolución en el apartado comercial, y lo hacen gracias a los coches eléctricos. La situación para fabricantes tradicionales ha empezado a complicarse en China, donde la clientela prefiere un coche eléctrico chino a uno europeo de manera clara.

NIO ET7.
NIO ET7.

A causa del relevo entre la tecnología de combustión interna y los coches eléctricos por baterías, la industria del automóvil se encuentra inmersa en un cambio de rumbo que genera la misma cantidad de oportunidades que de desafíos. Una tesitura que los fabricantes chinos están aprovechando para empezar a liderar su propio mercado, en el que hasta ahora firmas europeas y estadounidenses tradicionales, como aquellas del Grupo Volkswagen o General Motors, eran las que lideraban.

Se trata de una situación que se viene dando desde el principio de los 90, cuando extranjeros como el Grupo Volkswagen y General Motors empezaron a tomar el mando del mercado chino, prolongando su imposición comercial hasta hoy día, ya que atendiendo a todo tipo de tecnología el escenario se sigue dando. En cambio si se analizan las ventas de coches eléctricos, la tendencia es bien distinta.

Ello se certifica con, por ejemplo, Volkswagen, cuya gama de coches eléctricos ID. apenas está teniendo repercusión en el mercado chino, o al menos no está teniendo la acogida que la marca pretende, y se encuentra lejos de dar muestras de evolución y capacidad de improvisación en términos comerciales. Mientras que el año pasado no llegaron a alcanzar el objetivo de 100.000 unidades, las 200.000 que tienen como meta este año se empiezan a tornar como complicadas dado que hasta abril apenas han vendido 35.000 coches eléctricos en China.

Volkswagen ID.6 Crozz e ID.6 X.
Volkswagen ID.6 Crozz e ID.6 X, dos modelos específicos de Volkswagen para China.

La situación también se refleja en las cifras de ventas globales de coches eléctricos. Hasta marzo de este mismo año Tesla ha dominado de manera clara con los Model 3 y Model Y en las primeras dos posiciones de la tabla de ventas mundial, mientras que sólo un coche eléctrico europeo aparece entre los 20 primeros, el Volkswagen ID.4. Al modelo alemán y a los estadounidenses los acompañan el Ioniq 5 y el KIA EV6 como los seis únicos eléctricos de la lista que no son chinos.

Atendiendo sólo al mercado chino, se hace evidente que el comprador que apuesta por un coche eléctrico en este país en su mayoría sólo se decantará por una marca extranjera; Tesla. Si tiene que elegir otro coche eléctrico, será un modelo de producción nacional procedente de un fabricante como SAIC, GAC, BYD o Chery, quienes han logrado durante los primeros cuatro meses del año una cuota del mercado del 25,3 %, 10,2 %, 4,7 % y 4 %, respectivamente.

En este sentido, los hechos que deja la evolución del mercado chino tras de sí son claros; sólo el 3,7 % de las venas de coches eléctricos en China se corresponden con las de modelos del Grupo Volkswagen, mientras que Tesla dobla con creces esta cifra con al llegar a un 9,6 %.

NIO ET5 eléctrico.
NIO ET5 eléctrico.

La situación de los fabricantes chinos de coches eléctricos en Europa

En Europa, en cambio y de momento, la situación es muy distinta. Con las ventas de coches eléctricos aún por explotar definitivamente, Tesla es la marca que domina de manera clara el top 10 de ventas europeas de coches eléctricos, pero el resto de puestos  muestra variedad de fabricantes, con coreanos y europeos protagonizando las primeras posiciones, y de momento ninguna china.

Más adelante es de esperar que la presencia de modelos chinos aumente en cuanto marcas como NIO o Xpeng, entre otros, formalicen una red comercial y con ello gane exposición al público. No obstante, y dando por hecho que este tipo de fabricantes va a ganar presencia en Europa, está por ver la magnitud del alcance, ya que el mercado europeo es un mercado fiel a fabricantes tradicionales, por lo que está por ver si se muestra tan abierto con fabricantes procedentes de China como lo ha hecho, por ejemplo, con Tesla.

Conversaciones: