LA STARTUP TOCA FONDO

Faraday Future o la imposibilidad de competir con Tesla

Tras la disputa con su accionista mayoritario, Evergrande Health, Nick Sampson, uno de los fundadores de la startup de coches eléctricos, dimite y muchos de sus trabajadores son obligados a tomarse unas vacaciones indefinidas sin pago.

Faraday Future FF91, el primer coche eléctrico de la marca.
Faraday Future FF91, el primer coche eléctrico de la marca.

Faraday Future se ha quedado sin dinero. Así se lo ha hecho saber Nick Sampson, uno de los fundadores de la startup de coches eléctricos, a sus empleados mediante un email. A la vez, el mismo Sampson y el vicepresidente de producto Peter Savagian han abandonado la empresa y los empleados se han ido de 'vacaciones' forzadas sin cobrar. Según el correo enviado por el ya exdirectivo de la compañía, la startup es, oficialmente, "insolvente".

La situación en Faraday Future ha tocado fondo tras la disputa de la empresa con su inversor mayoritario, Evergrande Health, que, según Jia Yueting, otro de los fundadores de la firma, no estaba cumpliendo con sus obligaciones en cuanto a la inyección prometida de capital. Sin ir más lejos, hace apenas una semana que Yueting confirmara el despido de algunos de sus empleados y la reducción de un 20% de los salarios, incluido el suyo. El conflicto entre ambas empresas, en los tribunales, aún no está resuelto.

"La compañía es efectivamente insolvente tanto económica como personalmente. Creo que mi trabajo en Faraday Future ya no forma parte del camino que debo seguir, así que dejaré la empresa con efectos inmediatos. No puedo continuar sabiendo el devastador impacto que tenemos en las vidas de nuestros trabajadores, sus familias y seres queridos y a nuestras propias vidas, además de a nuestros proveedores y a la industria en sí", rezaba su correo electrónico.

2018062715482631400

Faraday Future, en su momento más complicado

Mientras Nick Sampson abandona su cargo, Yueting sigue siendo el CEO en una empresa en su peor momento. Evergrande Health acusó al mismo CEO de haber manipulado a su consejo directivo mientras Yueting alegaba que Evergrande estaba tratando de hacerse con las IP de la empresa.

Pese a todo, Faraday Future no ha muerto y se mantiene gracias a los grandes recortes salariales que sufre su plantilla. Además, los empleados que empezaron a trabajar después del 1 de mayo de este año han sido obligados a tomarse unas ''vacaciones''. Los que llevan más tiempo y deciden quedarse tienen la opción de reducir su salario a 50.000 dólares anuales y los trabajadores que hayan trabajado con contratos por hora durante más de seis meses tienen la opción de quedarse con el salario mínimo. Jia Yueting explicó que estas vacaciones durarán, como mínimo, hasta diciembre, pero podrían alargarse si la compañía de coches eléctricos no consigue nuevos inversores que aporten una inyección de capital que les permita salir adelante.

Conversaciones: