Híbridos y Eléctricos

PEDIDOS ACUMULADOS

Fisker baraja aumentar la producción de su coche eléctrico para poder satisfacer la alta demanda

Henrik Fisker no debe caber en sí de placer. Su compañía al fin ha alcanzado el estatus que siempre ha querido. El Fisker Ocean acumula miles de pedidos, tantos que la compañía quiere ampliar su producción.

El Fisker Ocean goza de un importante número de interesados
El Fisker Ocean ya es un éxito. Los pedidos se acumulan y la compañía baraja aumentar la producción

Henrik Fisker es una de las caras más conocidas del mundo del automóvil. Desde su etapa de jefe de diseño para marcas como BMW o Aston Martin, el diseñador danés siempre ha tenido el sueño de crear su propia compañía y llevarla al éxito. Aunque Fisker Automotve se fundó en 2007 no ha sido hasta ahora cuando la compañía ha alcanzado una importante repercusión mundial. El Ocean, su segundo producto, el primero eléctrico, ya es un éxito. Tanto que Fisker está planteándose un aumento en la producción para poder colmar la elevada demanda.

Con un planteamiento diferente, Fisker siempre ha buscado combinar la movilidad sostenible con diseños espectaculares. El Fisker Karma fue el primer trabajo en solitario. Su baja producción convirtió al Karma en una leyenda difícil de ver. Sin embargo, la nueva etapa de la compañía contempla cifras de producción mucho más ambiciosas. El Fisker Ocean llegará a muchos países del mundo para demostrar que la movilidad eléctrica puede ser accesible a muchos conductores. El primer modelo de una nueva era.

Antes de pisar el suelo como coche de producción el Ocean ya puede ser catalogado como éxito de ventas. Pocos coches consiguen alcanzar ese estatus antes de empezar a fabricarse. Hace unas semanas informábamos sobre la enorme colección de pedidos. Más de 56.000 reservas se acumulaban en la mesa de Fisker, la producción esperada para el primer año ya podría estar vendida, y la sensación es que si pudiesen fabricar más, también estarían vendidas.

robot montaje baterias fisker ocean magna steyr catl-interior
Las primeras unidades de prueba del Ocean ya han sido producidas en Austria

Para esta nueva etapa Henrik Fisker se ha aliado con nombres ilustres de la industria. Magna Steyr será el encargado de fabricar el Ocean en su planta de Austria, donde ya produce otros modelos para marcas como Mercedes o BMW. El problema está en que muchos clientes potenciales tendrán que esperar casi dos años para recibir sus esperados vehículos, algo que no resulta especialmente conveniente para una marca como Fisker. La posibilidad de nuevos rivales y la falta de paciencia de los compradores puede ser un lastre para el éxito del modelo.

Ante esta situación la compañía ha anunciado que está trabajando en ampliar las cifras de producción más allá de las 50.000 inicialmente propuestas. El problema está en la congestión de la propia planta de Magna que no tendría fechas hasta el próximo 2024. A su vez esto ha abierto la puerta a una posible expansión de las actividades de montaje, centrando la atención en Estados Unidos. Fisker espera tener más de 80.000 reservas antes de que acabe el año, lo que casi supone la producción de dos años completos.

El Ocean también se venderá en España. Aunque todavía quedan algunos flecos por conocer, como la estrategia de venta y los puntos autorizados, lo que sí sabemos es el precio. El Fisker Ocean tendrá un precio de lanzamiento de 41.900 euros, sin ofertas o ayudas. Las primeras entregas están programadas para finales de este mismo año o principios del que viene. Los datos anuncian potencias entre los 279 y los 557 caballos con autonomías homologadas en ciclo WLTP entre los 440 y los 630 kilómetros.

Conversaciones: