Híbridos y Eléctricos

RED DE RECARGA

Por algo se empieza: Ford imita los Supercargadores para coches eléctricos de Tesla

Ford ha comenzado a instalar en sus concesionarios de Estados Unidos varios puntos de recarga cuyo diseño coincide casi exactamente con los de los Supercargadores de Tesla, salvo por el color y la tecnología.

Supercargadores coches electricos ford Delaware
Los “Supercargadores de Ford” en un concesionario de Delaware (Estados Unidos).

La red de recarga que Ford está implementando en los concesionarios de la marca en Estados Unidos ha comenzado su expansión por todo el país. Con un diseño sospechosamente parecido al de los Supercargadores de Tesla, el fabricante del óvalo quiere añadir esta opción de recarga a la que ya ofrece con sus acuerdos con Electrify America en Estados Unidos y con Ionity en Europa. Una manera de arrancar una red propia que por ahora, a diferencia con la del fabricante californiano no es de recarga rápida, es decir no emplea corriente continua.

Dejando aparte el ya casi olvidado Ford Focus eléctrico, el fabricante del óvalo azul ha avanzado en los últimos años en su oferta de modelos eléctricos con la puesta a la comercialización del Mustang Mach-E y la futura puesta de largo de la pick-up F-150 eléctrica, que en Estados Unidos debería ser una apuesta casi segura, con el permiso del Tesla Cybertruck y del Rivian R1T. Además, Ford ofrecerá 18 modelos electrificados a finales del año 2021. Los próximos modelos que lleguen al mercado dispondrán de una versión electrificada. La compañía promete electrificar todos los futuros vehículos que lleguen al mercado.

Para facilitar su recarga en carretera necesita una red potente que los apoye. Ford anunció que iniciaría la construcción de su propia red de carga rápida desplegando sus propias estaciones en los concesionarios. Pero como esto no es suficiente también cuenta con asociaciones importantes con Electrify America en Estados Unidos e Ionity en Europa. Sin embargo, depender de terceras empresas para ofrecer a los clientes un servicio tan importante como este puede venirse en contra como argumento de ventas, a pesar de ser el modelo adoptado por la mayoría de los fabricantes.

Cargador de Lincoln a la izquierda y Supercargador de Tesla a la derecha

Cargador de Lincoln a la izquierda (Fuente: Reddit) y Supercargador de Tesla a la derecha.

En 2019, Lincoln, la marca de lujo de Ford, lanzaba una nueva estación de carga, con un diseño muy similar a los Supercargadores de Tesla que, además de servir a los coches eléctricos que se lancen bajo esta marca, también servirían para cargar los modelos de Ford. El año pasado, Ford presentaba por primera vez su propia red de recarga. Registraba la marca FastorCharge que bajo el epígrafe “servicios de estaciones de carga para vehículos eléctricos, servicios de carga de baterías, estaciones de servicio de vehículos", se convertiría en los futuros “Supercargadores de Ford”.

Ahora, el fabricante ha arrancado la implementación de estas nuevas estaciones de recarga en sus concesionarios. Una de ellas está situada en un concesionario de Delaware, que es al que pertenecen las fotos publicada por el usuario de Twitter @marcoRPTesla. Los postes de carga conservan el mismo parecido con los de la res de Supercargadores de Tesla, aunque son evidentes varias diferencias.

La primera es la ubicación, mientras Tesla los sitúa en los puntos estratégicos de las carreteras y las autovías, Ford tan solo los instala en los concesionarios. Y lo hace porque estos puntos de recarga no suministran corriente continua como el caso de los Supercargadores y por lo tanto no son de recarga rápida.

Cuando pudo ver el parecido razonable de las estaciones e Ford con sus propios Supercargadores, Javier Verdura, director de diseño de productos de Tesla las calificó como como una "imitación falsa, innecesariamente grande y mal ejecutada de nuestro diseño".

El modelo económico de Tesla

Ford ha decidido copiar el diseño pero no el modelo de negocio de Tesla con sus Supercargadores. Esta red ha sido y es reconocida como la mejor red de recarga rápida del mundo. Tesla acompañó la venta de sus coches eléctricos con la mejor experiencia de propiedad que podría ofrecer. Una red rápida, gratuita, bien distribuida y que no tenía pretensiones de convertirse en una línea de negocio y beneficios para la empresa.

Su propósito era ubicarlas en aquellos lugares que permitían realizar viajes a larga distancia evitando largos tiempos de espera a sus clientes que además disponían de información sobre cada uno de los puntos en el navegador de sus coches.

Más adelante, Tesla comenzó a cobrar por las recargas con el objetivo de poder mantener la red y en poco tiempo, es muy posible que se abra a terceros, lo que supondrá un cambio en el concepto exclusivo de la red. Tesla parece que con el tiempo ha decidido que es el momento de que retorne su gran inversión.

Conversaciones: