Híbridos y Eléctricos

16 VEHÍCULOS ELÉCTRICOS EN 2022

Ford se reinventa en Europa con la mente puesta en la electrificación

El fabricante estadounidense quiere reducir los costes para devolver la rentabilidad a las cuentas. La alianza "global" de Ford con Volkswagen podría ser oficial la próxima semana. 

Ford vendió más de 259.000 unidades de sus modelos Kuga, Ecosport y Edge en Europa el pasado año.
Ford vendió más de 259.000 unidades de sus modelos Kuga, Ecosport y Edge en Europa el pasado año.

Ford ha puesto en marcha un plan para revertir los malos resultados obtenidos en el balance de 2018. El fabricante estadounidense quiere reducir los costes en alrededor de 18.000 millones de dólares –unos 15.600 millones de euros– y para ello, va a reformular su estrategia de negocio en Europa. La importación de nuevos modelos, el aumento de producción en las factorías europeas y la mejora del funcionamiento de las mismas son algunos de los puntos clave en el proceso de Ford hacia la electrificación de su gama.

La compañía con sede en Dearborn, en el estado de Michigan, planea ofrecer una alternativa híbrida o eléctrica de todos sus modelos de combustión a partir del próximo año, y entre sus planes se incluye lanzar hasta 16 nuevos vehículos completamente eléctricos hasta 2022. Sin embargo, se no lo tendrá tan fácil. Sobre Ford planean rumores que indican que la compañía podría despedir a un porcentaje importante de su plantilla, que actualmente cuenta con 53.000 trabajadores. El primer objetivo para electrificar la marca es devolver la rentabilidad a las cuentas, y eso pasa por reducir tanto el excedente de la mano de obra como los costes derivados de la compra de materiales o productivos.

El presidente de Ford, Steven Armstrong, ha reconocido recientemente en el CES de Las Vegas que el gran propósito de la compañía pasa por entregar un balance a finales de 2019 en el que haya un 6% de beneficios antes de impuestos. El pasado noviembre, Ford nombró a Steven Hood como nuevo director del departamento de vehículos eléctricos de la división europea, algo “imprescindible para rediseñar nuestra futura línea de negocio”, como reconoció Armstrong entonces.

Con Hood al cargo, la firma de Michigan eliminará probablemente Ford Sollers, la marca que opera en Rusia, en el segundo trimestre del año. Tras el cierre, Ford establecerá tres centros de negocio en Europa: Dunton, en Reino Unido, que se encargará de los vehículos comerciales; Colonia, en Alemania, para particulares y ampliará casi con total seguridad su presencia en las fábricas del Grupo Volkswagen, con el que planea una “alianza global” según fuentes consultadas por la agencia Reuters esta misma semana. Con Volkswagen como socio, Ford podría aprovechar la plataforma MEB del conglomerado alemán, que permite la producción masiva de vehículos eléctricos bajo una misma arquitectura.  

La firma estadounidense también quiere ampliar la gama de SUVs europea tras el éxito de los modelos Ecosport, Kuga y Edge, de los cuales se vendieron 259.000 unidades el pasado año. El lanzamiento en 2020 de un modelo inspirado en el Mustang, una de las ventas más exitosas de la historia de Ford, y la creación de una línea de productos “capaz de ofrecer beneficios sostenibles”, según Armstrong, son argumentos para que la compañía comience a pensar que los próximos balances se cerrarán en positivo.

Conversaciones: