Híbridos y Eléctricos

LITIO-FERROFOSFATO

Las furgonetas eléctricas de Amazon utilizarán baterías sin níquel ni cobalto

Rivian ha anunciado que utilizará un nuevo paquete de baterías en su furgoneta eléctrica de reparto, con celdas de litio-ferrofosfato más asequibles. Unas baterías que también llegarán el año que viene a las versiones de acceso de la Rivian R1T y R1S.

La Rivian EDV será la próxima furgoneta de reparto eléctrica de Amazon
Las furgonetas eléctricas de Rivian y Amazon apostarán por baterías sin níquel ni cobalto

En su último informe para los accionistas de la compañía, Rivian ha hecho un anuncio importante relativo a sus furgonetas eléctricas de reparto, las cuales utilizará Amazon: el desarrollo de un nuevo paquete de baterías con celdas de litio-ferrofosfato (LFP).

Rivian no se limitará a emplear una sola tecnología en las baterías de furgonetas eléctricas, sino varias. Por un lado, utilizará baterías con celdas de alto contenido en níquel (como son las celdas NCM, por ejemplo) pero también utilizará baterías con celdas de litio-ferrofosfato, cuya composición química prescinde por completo del níquel y del cobalto.

El fabricante estadounidense utilizará estas baterías en la Rivian Commercial Van (RCV), es decir, la furgoneta eléctrica de reparto que ha desarrollado para Amazon, la cual hizo una inversión multimillonaria para adquirir 100.000 unidades de esta furgoneta. Un pedido histórico. La empresa cree que los clientes/usuarios de la furgoneta tendrán autonomía suficiente para el trabajo diario con estas baterías LFP, al tiempo que ofrecen un importante ahorro de costes para el fabricante.

La tecnología de litio-ferrofosfato (LiFePO4) en las celdas permite hacer baterías más baratas gracias, fundamentalmente, a que no necesitan níquel ni cobalto, dos materias primas muy caras. Además de ser menos costosas, son más seguras y tienen mayor vida útil. Por contra, la densidad energética de las celdas es menor que las de celdas con alto contenido de níquel y cobalto (NCM, NCA, etcétera).

Su menor densidad energética y la necesidad de mayor espacio para una determinada autonomía hace que las baterías LFP se empleen habitualmente en vehículos eléctricos de gran tamaño, como furgonetas o camiones. No obstante, cada vez se utilizan más en coches eléctricos e incluso fabricantes como Tesla apuestan por las baterías LFP en algunos de sus modelos.

De hecho, también Rivian empezará a utilizar las baterías LFP en sus coches. Más concretamente, lo hará en las versiones Standard de la Rivian R1T y R1S, que ofrecerán una autonomía más comedida pero también un precio de entrada más asequible. Según Rivian, las versiones Standard de sus dos coches eléctricos ofrecerán unos 420 kilómetros de autonomía y se combinarán exclusivamente con la configuración de dos motores.

Según el CEO de Rivian, RJ Scaringe, las baterías de litio-ferrofosfato se lanzarán primero en las furgonetas comerciales a finales de este año, y luego llegarán a las Rivian R1T y R1S Standard a finales de 2023.

Conversaciones: