Híbridos y Eléctricos

PRÉSTAMO A CINCO AÑOS

El Gobierno británico aporta 670 millones a Jaguar-Land Rover para impulsar sus coches eléctricos

El préstamo de las autoridades a Jaguar-Land Rover permitirá a la compañía inglesa avanzar en su estrategia eléctrica para el año 2030.

RR_23MY_02_PHEV_SWB_SV_Intrepid_270122_014
Range Rover PHEV.

Tiempos confusos corren en Jaguar-Land Rover. La compañía inglesa pasa su particular travesía por el desierto. Aunque fueron de los primeros en lanzar un modelo eléctrico, la electrificación total del parque les está resultando más difícil de lo que en un principio podrían prever. Por ese motivo, la compañía ha solicitado y recibido un préstamo de 670 millones de dólares por parte del Gobierno de Reino Unido para ayudar a esa actualización del parque.

La gama de Jaguar y Land Rover no es que sea muy extensa. Sin embargo, sólo ofrecen un vehículo eléctrico; el Jaguar I-Pace. El SUV fue uno de los pioneros en la industria, y durante mucho tiempo se ha llevado las alabanzas y buenas críticas de expertos y usuarios. A pesar de ello, y con pocos años de vida encima, se trata de un producto que ha caído en la más absoluta oscuridad ante la llegada de nuevos participantes en el mercado.

Las normativas inglesas obligan a los fabricantes a lanzar al mercado exclusivamente eléctricos a partir del año 2030. Jaguar-Land Rover es una institución en las islas británicas. Un símbolo de su poderío automovilístico. Ese poderío parece de capa caída, pues los de Convetry no han sabido, o no han podido, aprovechar el tirón del I-Pace, y necesitan una fuerte inversión para adaptar sus líneas de producción y la gama de modelos.

FOTO-Cuerpo

Gama SUV de Jaguar, incluyendo el eléctrico I-Pace (izquierda).

Hay que tener en cuenta que JLR está bajo el control de Tata Motors. La empresa india ha invertido grandes cantidades en la casa a lo largo de estos últimos años. Land Rover parece haberse llevado casi todo el interés, quedando Jaguar olvidada con productos ya caducos y que difícilmente pueden plantar cara a modelos directamente rivales. Obviamente, el apoyo del Gobierno de Boris Johnson será un empujón, pero será una cantidad mínima en comparación con lo que Tata tendrá que invertir.

 

Según anuncia el Gobierno, el préstamo de 670 millones de dólares, unos 500 millones de libras, será a cinco años, y tendrá como único propósito impulsar la investigación, el desarrollo y la exportación de coches eléctricos en JLR. Los planes ya están sobre la mesa. La primera en hacer el cambio total será Jaguar, diciendo adiós a los motores de combustión en el año 2025. Land Rover, por su enfoque, tardará un poco más en dar el salto, aunque se espera su primer eléctrico para el año 2024.

En total, el fabricante planea invertir alrededor de 2.500 millones de libras al año, alcanzando un cenit de 3.000 millones de libras en marzo de 2026. Dichos plazos coinciden con lo anunciado recientemente por Jaguar, que cogiendo por sorpresa a todo el mundo confirmó un respiro de tres años. Durante los próximos 36 meses la compañía no lanzará modelos nuevos, y será en 2025 cuando resurja de sus cenizas con una flota actualizada y completamente eléctrica.

Conversaciones: