Híbridos y Eléctricos

COCHES ELÉCTRICOS CON PILA DE COMBUSTIBLE

Las 24 horas de Le Mans se electrificarán con hidrógeno

El ACO ha anunciado que pretende introducir una nueva categoría con coches eléctricos propulsados con pila de combustible de hidrógeno a partir de la edición 2024 de las 24 horas de Le Mans.


TOYOTA GAZOO  Racing. 
Le Mans 24 Hours Race, 11th to 17th June 2018
Circuit de la Sarthe, Le Mans, France.
El Toyota Gazoo Racing TS050 #8 de Alonso, Buemi y Nakajima, ganador de las 24 horas de Le Mans 2018.

El mismo fin de semana en que Fernando Alonso ganó las 24 horas de Le Mans al volante del Toyota TS050 número 8 que comparte con Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, se ha dado a conocer que la prestigiosa competición de resistencia tendrá una categoría de vehículos eléctricos propulsados por pila de combustible de hidrógeno. El Automotive Club de l’Ouest, entidad organizadora de la carrera de resistencia francesa, ha anunciado que el próximo objetivo es “descarbonizar la competición” y que, con este fin, a partir de 2024 habrá coches a hidrógeno en la parrilla de salida.

El proyecto, que pretende llevar la tecnología de pila de combustible a Le Mans, está promovido por siete constructores de automóviles multinacionales y un equipo de expertos del CEA (comisariado francés para la energía atómica y las energías renovables). El objetivo es que en seis años haya una clase de coches completamente eléctricos en las 24 horas de Le Mans gracias a la energía del hidrógeno. "El hidrógeno es el futuro de la movilidad descarbonizada", dijo Pierre Fillon, presidente del ACO. "Ya no estamos haciendo promesas, sino que ya hemos puesto a trabajar a nuestros grupos de expertos y fabricantes".

Las carreras de resistencia son muy conocidas por las contribuciones tecnológicas, especialmente en el campo de la eficiencia energética, que terminan aplicándose a los automóviles de producción. Buen ejemplo de ello es la tecnología hibrida de Toyota, que además de ayudar a su coche a ganar la prueba gracias a su menor consumo y mayor eficiencia, está disponible en prácticamente todos los modelos de la gama de vehículos que el fabricante japonés ofrece en sus concesionarios. Ahora, con la llegada de la pila de combustible, muchos constructores podrán poner a prueba una tecnología con la que ya tienen holgada experiencia.

"La decisión de introducir una categoría de hidrógeno se corresponde perfectamente con la filosofía de las 24 horas de Le Mans y el Mundial de Resistencia", dijo el presidente de la comisión de la FIA, Richard Mille. "La decisión refleja la importancia de estas evoluciones dentro de la industria automotriz y la búsqueda de una alternativa al motor de combustión interna como principal fuente de energía en nuestras carreteras".

La pila de combustible es una tecnología que permite convertir el hidrógeno –previamente almacenado en unos tanques a alta presión– en energía eléctrica. Esta energía, que se genera en el propio vehículo y que únicamente emite una pequeña cantidad de vapor de agua al generarse, se almacena en una batería que alimenta los motores eléctricos que propulsan los coches. La gran ventaja de esta tecnología frente a los coches eléctricos a batería –como los monoplazas de la Fórmula E– es que permite repostar rápidamente, en apenas unos minutos, lo que resulta primordial para el correcto desarrollo de una competición de resistencia como las 24 horas de Le Mans.

Conversaciones: