APUNTA A LA MITAD DE LAS VENTAS

El Honda CR-V Hybrid está llamado a ocupar el hueco que dejó el diésel

Honda estima que el nuevo CR-V híbrido se llevará, como mínimo, la mitad de las 60.000 unidades anuales que espera vender en Europa.

Honda CR-V 2019. Foto/HyE
Honda CR-V 2019. Foto/HyE

Honda espera que la demanda del nuevo CR-V con motorización híbrida sea lo suficientemente grande como para hacer olvidar las ventas que se cosechó el mismo modelo en otros tiempos utilizando motores diésel. Honda, que fue la primera marca en vender un híbrido en Europa (fue el Insight de 1999), ahora se arrepiente de haber discontinuado tal tecnología a favor del diésel y pretende seguir la estela de Toyota: su rival japonés eliminó paulatinamente el diésel de su catálogo y ahora sus ventas híbridas superan la mitad de la totalidad de las matriculaciones europeas.

La llegada del nuevo Honda CR-V Hybrid el próximo mes de marzo supone el retorno del fabricante japonés a la electrificación de sus propulsores tras haber discontinuado el Jazz Hybrid, que se vendió con motor híbrido en determinados mercados, en el año 2015. Ahora, el CR-V se propone como alternativa eficiente a los motores diésel y apunta a más de la mitad de las 60.000 unidades que espera vender el fabricante en Europa. Aunque el modelo turbo de 1.5 litros a gasolina parte con ventaja, Honda espera que el híbrido termine superando sus ventas en el mediano plazo.

“Se trata del sistema propulsor más importante para Honda en la última década” dijo Dave Hodgetts, director gerente de Honda para Reino Unido en declaraciones a Autonews Europe. No es coincidencia que tanto el precio como las emisiones de CO2 del Honda CR-V sean equivalentes a las cifras que ofrecía el anterior modelo con motor diésel. El fabricante japonés quiere que su nuevo SUV híbrido complete el hueco que dejó vacante la desaparición del diésel en la gama de propulsores del todocamino.

Así es el propulsor híbrido i-MMD

El nuevo Honda CR-V Hybrid es propulsado por dos motores que funcionan en serie/paralelo. Por un lado una unidad térmica de 2.0 litros y cuatro cilindros a gasolina, y por el otro un motor eléctrico que se alimenta de la energía almacenada en la batería de ion litio con capacidad para 1 kWh. El sistema llamado Intelligent Multi-Mode Drive (i-MMD) tiene la habilidad de funcionar en modo completamente eléctrico durante distancias cortas o de emplear únicamente el motor de combustión cuando se circula a altas velocidades y no se requiere la ayuda del eléctrico. Conjuntamente, el sistema propulsor híbrido del CR-V desarrolla 184 CV de potencia con unas emisiones estimadas de 120 g/km (versión 2WD). La transmisión es automática en todos los casos y se puede optar por tracción en el eje delantero o a las cuatro ruedas.

En España, el precio de lanzamiento del modelo híbrido parte de los 34.200 euros para el acabado Comfort con tracción delantera.

Conversaciones: