A PARTIR DE 2018

Hyundai y Kia se lanzan hacia la producción masiva de vehículos de hidrógeno

KIA y Hyundai planean producir automóviles propulsados con pila de hidrógeno en masa a partir de la primera mitad del próximo año.

Hyundai FE Concept
Hyundai FE Concept

Hyundai planea producir automóviles propulsados con pila de hidrógeno en masa para la primera mitad del próximo año. Por su parte, Kia –filial de Hyundai– también tiene un plan de producción para este tipo de vehículos que llegarían a finales de 2020. Ambas compañías quieren recuperar el liderazgo del mercado de vehículos propulsados con pila de combustible que actualmente encabeza Toyota.

Según fuentes de la industria, Kia tiene en mente la producción de vehículos propulsados por hidrógeno basándose en su modelo Sorento. Se estima que la producción de estos vehículos podría rondar las 4.000 unidades. Esta es la primera vez que Kia se decide por la producción en masa de modelos con pila de combustible, después de que en el pasado ya lo intentara a menor escala. La firma coreana desarrolló anteriormente coches para la investigación de la propulsión mediante hidrógeno basados ​​en el Sportage y el Mohave, sin llegar a fabricarlos en serie.

Por su lado Hyundai quiere renovar su oferta de pila de combustible incorporando el sistema de propulsión 100% eléctrico a su gama SUV. Aunque por otro lado ya se ha anunciado un  Kona eléctrico, el nuevo Hyundai de pila de hidrógeno se basará en la tecnología y el diseño del concept car Hyundai FE que, ya en su momento, adelantaba las intenciones del fabricante coreano respecto al hidrógeno. Como resultado de la fabricación en masa de vehículos propulsados por hidrógeno de Kia y Hyundai, los constructores coreanos quieren ser líderes en este sector.

Hyundai empezó en 2013 su producción masiva de automóviles impulsados por hidrógeno, pero ha visto como Toyota le ha superado en número de ventas. El fabricante japonés empezó su producción en 2014 y, hasta la fecha, ha logrado comercializar un total de 4.268 unidades de su modelo de hidrógeno Mirai, mientras que Hyundai se queda en 834 unidades vendidas del ix35 Fuel Cell.

De este modo, tanto Hyundai como Kia se enfocarán en el desarrollo de vehículos de hidrógeno basándose en los tan comercializados SUV, un segmento que no ha dejado de crecer en los últimos años. Según la agencia IHS, este tipo de vehículo se ha multiplicado por 10 en los últimos seis años, pasando de 485.000 unidades comercializadas en 2010 a 4,64 millones de unidades en 2016. Los pronósticos para este 2017 son aun mejores, donde se espera que el mercado de coches tipo SUV cierre con un total de 5,54 millones de ventas.

Conversaciones: