Híbridos y Eléctricos

VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

La importancia del marco normativo de las infraestructuras de recarga

La implantación del vehículo eléctrico en España representa una gran oportunidad para la mayoría de las empresas del CEEC y la definición de un marco legislativo y normativo adecuado es la clave del éxito para su implantación.

La Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico ha colaborado intensamente con el MINETUR en la redacción de la nueva instrucción del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT) para las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, y es responsable de la coordinación de los principales grupos de trabajo de normalización internacionales y europeos relativos a las instalaciones de recarga de vehículos eléctricos. Estas actividades de ámbito técnico hacen de AFME una asociación de referencia en el ámbito de las instalaciones eléctricas y en especial, de las infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos.

Además, hace años que AFME y el CEEC (Clúster d'Eficiència Energètica de Catalunya) colaboran en el ámbito del vehículo eléctrico, haciendo llegar propuestas de mejora normativa al MINETUR y captando la adhesión de otras asociaciones de referencia (ANFAC y AEDIVE entre otros) a las propuestas de mejora, haciéndolas mucho más potentes y representativas del sector. Esta colaboración se enmarca en el grupo de trabajo de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos del CEEC, un grupo de trabajo muy potente formado por una treintena de empresas y entidades de referencia en el sector.

En lo que respecta al marco legislativo nacional, el documento de referencia será la ITC-BT-52 del REBT, que actualmente se encuentra en estado de borrador y que debe gran parte de su contenido a la normalización europea. En este sentido, destacan las normas de instalaciones, productos y estaciones de recarga de vehículos eléctricos.

En el ámbito de las instalaciones, recientemente se ha publicado la norma europea que desarrolla los requerimientos para las instalaciones de alimentación de vehículos eléctricos: HD 60364-7-722. Esta norma, editada en España como UNE-HD 60364-7-722, define los requerimientos particulares que deben tenerse en cuenta en la ejecución de este tipo de instalaciones, enfatizando especialmente en las características de protección de las personas ante contactos indirectos ya las características de la instalación para que ésta pueda soportar las influencias externas previstas como los choques mecánicos, la entrada de agua, polvo, etc ..

La norma UNE-HD 60364-7-722 pertenece a la serie de normas UNE-HD 60364 (antes UNE 20460) "Instalaciones eléctricas de baja tensión", la cual es un referente constante dentro del REBT. Es por ello que AFME basó su propuesta original de la ITC-BT-52 en los borradores de la norma europea sobre instalaciones de alimentación de vehículos eléctricos.

Los requerimientos de las bases de toma de corriente, enchufes, conectores del vehículo y entradas de vehículo para el modo de carga tipo 3 se definen en la norma UNE-EN 62196-2.

Los modos de carga tipo 3 y 4 utilizan las llamadas estaciones de carga o SAVE que cuentan con la norma de producto propia también citada en la ITC-BT-52: la serie de normas UNE-EN 61851. La mayoría de las partes de esta serie de norma se encuentran actualmente en revisión para adaptar sus requerimientos a la constante evolución tecnológica que afecta a este sector.

Pero la normalización no sólo afecta a nuestra legislación nacional. La Comisión Europea está trabajando en una nueva Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la creación de una infraestructura para los combustibles alternativos. Esta nueva legislación, aún sujeta a cambios, incluye, por ejemplo medidas que afectan a las especificaciones técnicas de los puntos de conexión y al número mínimo de puntos de recarga de vehículos eléctricos en cada Estado Miembro.

Todo lo explicado muestra la importancia de trabajar activamente en la normalización de forma que se aporte la opinión de nuestra industria. El sector del vehículo eléctrico y su infraestructura de recarga está en continua evolución con la aportación de nuevas normas y revisión de las actuales. Todo ello conllevará una mayor seguridad de las instalaciones y una estandarización para facilitar la implantación del vehículo eléctrico como modelo de transporte.

Conversaciones: