Híbridos y Eléctricos

SEGÚN EL ÚLTIMO INFORME DE TRANSPORT & ENVIRONMENT

La industria alemana sigue impulsando el camión diésel en lugar del eléctrico

Un informe de Transport & Environment advierte que los camiones vendidos en 2025 podrían ser menos eficientes que los actuales.

El transporte eléctrico evitaría el principal problema climático europeo.
El transporte eléctrico evitaría el principal problema climático europeo.

Durante el pasado mes de septiembre se celebró en Hannover la IAA Commercial Vehicles 2018, la feria más importante del sector, donde la electrificación de las marcas más importantes de vehículos industriales ha tenido gran protagonismo. Por contra, los grupos de presión de camiones alemanes y europeos instan a establecer objetivos de reducción de emisiones más bajos a los legisladores pertinentes. Eso les permitiría favorecer la comercialización de camiones de diésel y frenar el avance de los eléctricos en el mercado.

El análisis de Transporte y Medioambiente, a cargo del portal Transport & Environment, pone de manifiesto que incluso los camiones del futuro, susceptibles de comercializarse dentro de siete años, podrían ser menos eficientes, en términos de combustible, que los vehículos pesados vendidos dentro de uno año. Ello sucedería si los legisladores se posicionan a favor de los propósitos de la Asociación Alemana de la Industria de la Automoción (VDA) y la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).

La eficiencia energética, asignatura pendiente

El lobby del camión presiona para que los camiones de cero y baja emisión, como los eléctricos y los híbridos, se deban someter a numerosas pruebas, incluso cinco, para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones fijados. Este requisito permitirá vender un número limitado de camiones eléctricos y cumplir, sobre el papel, el bajo objetivo de CO2 que proponen (-7%), mientras que las emisiones de CO2 seguirán siendo las mismas en el año 2019 que en el 2025.

Imaginemos que nos hallamos en el año 2025. Si los fabricantes de camiones vendieran únicamente un 2,5% del total de camiones eléctricos comercializados (cerca de 1.800 para Daimler, 1.150 para Volvo y 1.300 para MAN en todo el mercado europeo), la eficiencia del combustible de sus camiones diésel sería un 2,5% peor que sus modelos comercializados el año que viene.

Hace apenas cuatro meses, la Comisión Europea propuso reducir el consumo de combustible de los camiones nuevos en un 15% de cara al año 2025 y al menos en un 30% dentro de 12 años, comparados con los modelos de vehículos comercializados en el año 2019. Grandes multinacionales como IKEA, Unilever, Carrefour y Nestlé, junto con empresas de transporte por carretera y un grupo de países de la Unión Europea, incluidos los principales productores de camiones, piden un mayor ahorro de combustible, que implicaría un recorte en emisiones del 20% en el año 2025. Por el contrario, la VDA y la ACEA quieren una reducción del 7% en el año 2025 y del 16% en el 2030.

En riesgo los objetivos climáticos alemanes y europeos

Las crecientes emisiones de camiones también pondrán en peligro los objetivos climáticos de Europa y Alemania. El análisis de T&E demuestra que la propuesta del lobby del camión significaría que las emisiones de los vehículos pesados ​​continuarían creciendo en lugar de disminuir anualmente. Se habla de dos millones de toneladas de CO2 adicionales en solo siete años, y tres millones de toneladas en doce años, únicamente en Alemania. Algo parecido sucederá con las emisiones de camiones en todo el continente europeo. Es decir, se pasaría de 200 millones de toneladas de CO2 a 217 en el año 2025 y de 230 millones de toneladas en el 2030.

No debemos olvidar que el transporte representa el mayor problema climático en toda Europa. Los camiones suponen menos del 5% de los vehículos en circulación, pero son los responsables del 22% de las emisiones del transporte por carretera. Mientras que países como Estados Unidos, Japón, China y Canadá ya han fijado límites de emisiones de CO2 a la industria del transporte, la eficiencia del combustible de vehículos pasados ha avanzado poco en las últimas dos décadas en Europa.

Conversaciones: