OTRO SUV ELÉCTRICO

Jaguar Land Rover fabricará un nuevo coche eléctrico en China

Jaguar Land Rover quiere aprovechar el potencial del mercado eléctrico en China con la fabricación de un nuevo modelo cuyos detalles se revelarán el año que viene.

La planta de Chery Jaguar Land Rover Automotive en Changshu, China
La planta de Chery Jaguar Land Rover Automotive en Changshu, China

Jaguar Land Rover planea ampliar su oferta eléctrica con la fabricación de un modelo en China. Con esta decisión el fabricante británico aprovecharía la creciente demanda del mercado de vehículos eléctricos en el país asiático, promovida por el propio gobierno.

El constructor británico fabrica actualmente el E-Pace en China, junto a su socio local, Chery Automobile, y aprovecharía la capacidad de producción de esta instalación para el nuevo modelo eléctrico. Según Murray Dietsch, presidente de la empresa conjunta, “nuestra expectativa es que la penetración de los vehículos eléctricos continuará aumentando en los próximos años".

Los detalles sobre este nuevo modelo serán revelados dentro de un año. El propio Dietsch ha dejado entrever en una entrevista que se tratará de un SUV, dado el creciente interés del mercado por este formato y la intensa penetración de la movilidad eléctrica en China. “Tenemos un plan estratégico muy detallado. Durante los próximos tres a cinco años, nos prepararemos para cumplir con los cambios establecidos en China para los vehículos de nueva energía”, añadió Dietsch.

Jaguar-I-Pace-1169235

Cabe recordar que Jaguar Land Rover anunció esta semana que ofrecerá una versión electrificada de cada uno de sus modelos. Su estrategia pasa por introducir en primer lugar estas versiones en China, antes incluso que en el mercado europeo. La empresa conjunta también trabaja con Contemporary Amperex Technology Ltd en el desarrollo de tecnologías de baterías.

El mercado chino para los vehículos de nueva energía

La estrategia de Jaguar Land Rover, propiedad actualmente de Tata Motors, es introducirse en un mercado en constante crecimiento, alentado por las medidas gubernamentales. China se ha puesto como objetivo limitar las emisiones de CO2  en 2030, para lo que ha establecido una serie de obligaciones a los fabricantes de automóviles, además de generosas ayudas para la compra.

Según la Asociación China de Fabricantes de Automóviles, entre los modelos cien por cien eléctricos y los híbridos enchufables, en el país asiático se matricularon 777.000 vehículos el año pasado. La tendencia para este año es superar el millón y el objetivo del gobierno alcanzar los siete millones en 2025.

Conversaciones: