UN CLÁSICO SE ELECTRIFICA

Londres tendrá 37 autobuses eléctricos de dos pisos

BYD y Alexander Dennis construirán 37 autobuses eléctricos con dos plantas que ofrecerán transporte público libre de emisiones en la ciudad de Londres.

Londres tendrá 37 autobuses eléctricos de dos pisos.
Londres tendrá 37 autobuses eléctricos de dos pisos.

La alianza entre el fabricante automotriz chino BYD y el constructor británico de autobuses Alexander Dennis Limited (ADL) suministrarán una flota de autobuses eléctricos de dos pisos a la ciudad de Londres. Ambas empresas han llegado a un acuerdo con Metroline, la compañía que opera el transporte público en Londres, para fabricar 37 autobuses de dos alturas, preservando así la configuración clásica más reconocible del transporte público de la capital británica y adaptándola a las nuevas necesidades de la mayor urbe europea, que quiere eliminar las emisiones de sus calles en 2030.

Según ha comunicado BYD, los autobuses Enviro 400 EV hacen 10,9 metros de longitud y estarán listos para iniciar las primeras rutas en la ciudad a partir del segundo trimestre de 2019. El diseño de los autobuses, que convierten un transporte clásico en un nuevo modelo de movilidad sostenible, ha sido desarrollado de forma conjunta por ambas compañías. Por un lado BYD, fabricante chino respaldado por el multimillonario Warren Buffett, será el encargado de suministrar las carrocerías y las baterías de los vehículos –entre otros elementos–, mientras que ADL construirá el interior de los mismos.

Los autobuses eléctricos emplearán para su propulsión baterías de fosfato de hierro de origen chino, pero serán ensamblados en Reino Unido por los trabajadores de Alexander Dennis. Gracias a una gran capacidad de almacenamiento energético que el fabricante todavía no ha revelado, estos autobuses ofrecerán transporte público sin emisiones durante todo el día utilizando la energía cargada durante los horarios de menor demanda.

Esta es la segunda orden de de vehículos de cero emisiones para el transporte público que encarga la ciudad de Londres, ya que con anterioridad, en 2016, la misma alianza suministró a Metroline 51 autobuses eléctricos de 10,8 metros. En aquella ocasión los vehículos contaban con una única planta para recibir a los pasajeros. Ahora, con el nuevo diseño, Londres recuperará la esencia de sus autobuses y eliminará una impotante parte de las emisiones provenientes del transporte público.

Conversaciones: