Híbridos y Eléctricos

PARA LA PRÓXIMA GENERACIÓN

Maserati podría eliminar la carga rápida de sus coches eléctricos por varios motivos

La visión de las marcas y clientes está cambiando. Maserati tiene en su mano la posibilidad de insertar la carga rápida en sus futuros coches eléctricos, sin embargo, es posible que prescinda de esta tecnología.

01_MaseratiGrecaleFolgore
La rebaja de peso y el ahorro de costes serían las razones principales para este movimiento.

Ha sido la propia directora global de Movilidad Eléctrica de Maserati, Ana Paola Reginatto, quien ha confirmado esta posibilidad en una entrevista exclusiva al medio Autocar. La marca italiana estaría estudiando la viabilidad comercial que presentaría el renunciar a la carga rápida en sus futuros coches eléctricos, algo que, hasta ahora, podría resultar inverosímil, aunque tienen sus razones.

Y estas no son otras que la reducción del peso y del coste de desarrollo de sus coches. La directiva de la compañía asumió que, tras realizar un estudio del uso que los clientes dan a sus modelos eléctricos, estos se pasan parados, de media, entre el 60% y el 70% de su tiempo, mientras que, en su uso, siempre se busca gozar de los beneficios de una carga rápida.

La compañía propone una alternativa y es eliminar por completo la posibilidad de carga rápida en favor de disfrutar de los beneficios derivados del ahorro de peso y costes.

Para Reginatto, “hoy, compramos un automóvil en función de la autonomía que podríamos necesitar una vez al año, cuando hacemos un viaje largo, y del espacio que podríamos necesitar. Esa actitud hacia el consumo excesivo está cambiando”. Y agrega: “Hay que pensar en el peso de un cargador a bordo: ¡40 kilos! Gastamos millones tratando de diseñar automóviles 40 kilos más ligeros. Por ello, si podemos cambiar las actitudes hacia una carga más lenta, existen enormes beneficios potenciales”.

20092-MaseratiGranTurismoFolgore
El estudio busca una viabilidad a muy largo plazo.

¿Los clientes aceptarían este movimiento? La directiva asume que sería un riesgo elevado a correr frente a un mercado cada vez más avanzado en cuanto a potencias de recarga, por lo que admite que es una idea todavía en fase de estudio.

Estos planes se situarían en el muy largo plazo. El equipo de trabajo que lo conforma actualmente lo estudia con una aplicación viable para el año 2032. “Hay diferentes posibilidades. Por supuesto, sabemos más de lo que va a suceder en 2023 que en 2032, por lo que esto no es más que realizar una apuesta a años vista. Pero es importante consultar y planificar, incluso con fluidez, las posibles situaciones futuras. No puede haber un plan fijo cuando todo está tan abierto a cambios”.

Por último, Reginatto cree que a la marca le será más difícil comercializar sus nuevos productos eléctricos que diseñarlos y desarrollarlos, a causa de un histórico posicionamiento con grandes motores de gasolina. No obstante, sitúa al Maserati GranTurismo Folgore como la gran baza para este cambio de paradigma. Para ello, combinarán la potencia y deportividad con el lujo y la distinción.

La compañía espera que el 60% de sus compradores de coches eléctricos sean clientes totalmente nuevos para Maserati. “Tenemos que ser flexibles y asegurarnos de que entiendan la marca y de que los coches cumplan con los valores que demanda nuestra herencia”, concluyó la responsable.

Conversaciones: