Híbridos y Eléctricos

COCHE ELÉCTRICO CANADIENSE

El mejor ingeniero de Aston Martin se fuga a Canadá para sumarse al Project Arrow

Anuncia el APMA canadiense que desde Aston Martin se sumará a sus filas Frasser Dunn para dirigir los equipos de ingenería responsables del Project Arrow, que debería convertirse en un coche eléctrico físico para 2022.

Project Arrow, del APMA canadiense
Project Arrow, del APMA canadiense.

Frasser Dunn, hasta la fecha ingeniero jefe de proyectos especiales en Aston Martin Lagonda Ltd., dejará su puesto en la longeva y mítica firma británica para unirse a un proyecto en ciernes que está teniendo lugar al otro lado del Atlántico, en Canadá, donde se está gestando el Project Arrow. Un proyecto que dará luz a un coche eléctrico del que nos hicimos eco hace meses.

No hemos sabido nada acerca del Projet Arrow desde que los responsables del proyecto lo anunciaran el pasado octubre. Sin embargo, y en base al anuncio del que se ha hecho eco Automotive News Europe, parece que prosigue con su avance.

El fichaje de Frasser Dunn por el del APMA canadiense (Asociación de Fabricantes de Partes Automotrices) ha sido confirmado por el presidente de la propia asociación, Flavio Volpe, quien comentaba: "Estamos realizando una fuga de cerebros inversa para este proyecto. Estoy bastante orgulloso de las personas que quieren participar en el proyecto Team Canada desde dentro y fuera de Canadá".

Frasser Dunn ha sido el responsable de guiar la ingeniería detrás de proyectos que han dado lugar a coches como el Aston Martin Valkyrie o el Aston Martin Vulcan, y seguirá militando en las filas de Aston Martin hasta el próximo 1 de agosto. Después se unirá al equipo canadiense en calidad de jefe de la oficina técnica del APMA a tiempo completo para así dirigir a los distintos equipos de ingeniería.

interior-cockpit-APMA

Habitáculo del Project Arrow conceptual.

Recordemos que el Project Arrow es un modelo conceptual diseñado por la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Carleton en Ottawa (estado de Ontario), cuya propuesta conceptual resultó ser elegida la ganadora de entre 10 propuestas de diseño. De momento Frasser Dunn tan sólo ha hecho una aclaración acerca de su llegada a la empresa canadiense, y es que no tiene pensado alterar la forma del Project Arrow, tal vez, más allá de lo esencial, por lo que respetará el trabajo efectuado por la escuela de diseño.

Si nos ceñimos a hablar estrictamente del diseño del Project Arrow, el APMA ha seguido la tendencia actual y el camino que todos los fabricantes están tomando a la hora de dar forma a nuevos coches eléctricos, y el Project Arrow se ampara bajo la carrocería de un coche que se situará a medio camino entre un crossover y un SUV, en el que tendrán cabida en su interior para cuatro pasajeros.

"Diseñamos este vehículo para representar lo que significa Canadá y estamos ansiosos por verlo en nuestras carreteras algún día". El consorcio y las distintas instituciones implicadas están fuertemente decididas a sacar el proyecto adelante. La llegada de Frasser Dunn, ha dicho el director del consorcio canadiense, espera que se traduzca en el empujón definitivo que necesita el Arrow.

La empresa, según Flavio Volpe, prosigue con el ritmo del proyecto y esperan que para 2022 el Project Arrow sea una realidad, con el que además ya tienen previsto un tour para cuando haya sido presentado.

El baile de ingenieros entre fabricantes

Si bien no es una práctica del todo limpia, el baile de ingenieros de una marca a otra se da de manera más común de lo que estamos acostumbrados a leer. En múltiples ocasiones Tesla ha hecho referencia a su fuga de ingenieros a startups emergentes como Lucid Motors o Rivian.

Y es que aunque una firma se haga con el derecho exclusivo de una tecnología y no permita a otros fabricantes utilizarla sin hacerse antes con sus derechos de explotación, el know-how adquirido por los ingenieros que han desarrollado esta tecnología es un intangible al que no se puede poner freno.

La última fuga de la que nos hicimos noticia tuvo lugar también desde Europa al otro lado del Atlántico. Ocurrió el pasado diciembre, y desde Porsche Manfred Harrer dejó Alemania para irse a Apple y ayudar a la firma de Cupertino a desarrollar la estructura de su coche eléctrico. Aunque en aquella ocasión, y como es habitual en Apple, no fue confirmado por la empresa americana.

Conversaciones: