Híbridos y Eléctricos

45 CÉNTIMOS EL KM O 5 EUROS LA HORA

Motit, un sistema de alquiler flexible de motos eléctricas en Barcelona

Going Green lanza en Barcelona una iniciativa pionera a nivel mundial que permitirá a los ciudadanos y visitantes de la ciudad conducir una moto eléctrica, solicitada a través de su Smartphone.

Las motos se activan a través del teléfono inteligente y se puede hacer la reserva por trayecto, a 45 céntimos el kilómetro, o por tiempo, a 5 euros la hora, entre otras modalidades. Se han puesto en servicio las primeras 50 motos y se prevé que antes del verano ya haya 300, del total de 500 que circularán por la ciudad en el 2014.

Barcelona dispone de un sistema pionero de alquiler flexible de motos eléctricas, pensadas tanto para el uso de los ciudadanos como para los turistas.

El sistema, llamado Motit y desarrollado por la empresa Going Green, permite a los usuarios activar el vehículo y gestionar su reserva a través del teléfono inteligente.

La flota de motos, que incorpora un casco y una pantalla con navegador para guiar a los usuarios hasta el destino escogido, ya suma 50 unidades, aunque está previsto que a finales de este verano estén en servicio 300 motos, de las 500 que habrá circulando por la ciudad en el 2014.


CUATRO TIPOS DE RESERVAS SEGÚN LAS PREFERENCIAS DE USO
La reserva del vehículo se puede hacer a través del web de Motit o por medio de un smartphone. Hay cuatro modalidades de reserva: por trayecto de un punto a otro, que cuesta 45 céntimos por kilómetro; por tiempo, a 5 euros la hora; para una fecha y hora periódicas, y la reserva turística, que incluye casi una decena de rutas prediseñadas y audioguiadas.

Una vez efectuada la reserva, los usuarios pueden recoger la moto en el punto de inicio solicitado, activarla a través del teléfono inteligente, y dejarla en el lugar de destino.

Además, se aplicarán descuentos por adaptar el punto de destino a un punto próximo que solicite otro usuario. Se trata de un sistema inteligente de incentivos que permite la redistribución de las motos en la ciudad.

"Los vehículos estarán en el lugar dondelos haya dejado el último cliente y donde los haya pedido el siguiente", ha explicado Gonzalo Alonso, director general de Going Green.

Una vez el sistema se haya implantado en Barcelona, Going Green prevé ponerlo en marcha en otras ciudades del Estado, y está en conversaciones para probarlo en Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos.

"Se trata de un proyecto que surge del emprendimiento de Barcelona", ha destacado el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives.

Por su parte, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha asegurado: "Este es un ejemplo claro de la apuesta de la ciudad por convertirse en smart city y para poner la tecnología al servicio de los ciudadanos".

 

Conversaciones: