Híbridos y Eléctricos

EN CALIFORNIA

Mullen anuncia la producción de baterías sólidas, otra startup que se debate entre la realidad y el humo

La startup estadounidense anuncia que va a reconvertir su planta de Monrovia, en California, para comenzar la producción de paquetes de baterías sólidas para sus vehículos eléctricos.

Mullen fabricacion baterias realidad humo-portada
Mullen anuncia que comenzará a fabricar sus propias baterías en su planta de Monrovia, en el estado de California.

El nuevo fabricante estadounidense de coches eléctricos Mullen Technologies ha anunciado la conversión de su planta en Monrovia, California, para arrancar la producción de paquetes de baterías para sus vehículos eléctricos. Su intención es reducir la dependencia de proveedores externos y el riesgo de formación de cuellos de botella en la adquisición de los materiales y el suministro de componentes. Por otro lado, la producción interna del componente más costoso que interviene en un coche eléctrico reducirá los costes y permitirá mejorar el control de calidad general de su fabricación

Mullen Technologies es una startup estadounidense con sede en California, fabricante de vehículos eléctricos generalmente por encargo. Cuenta con unas instalaciones ubicadas en Monrovia, una ciudad ubicada en el condado de Los Ángeles en el estado de California. Esta planta fue utilizada anteriormente por Coda Energy para producir los paquetes de baterías que Coda instaló en la limusina eléctrica que pretendía comercializar. Mullen adquirió los activos de Coda en 2014 tras la quiebra de esta en 2013.

La estrategia de Mullen es emplear los paquetes de baterías ensamblados con anterioridad y que se basaban en celdas de litio y azufre en sus propios coches eléctricos. Las nuevas baterías se instalarán en los tres modelos que la marca ha planteado: El SUV eléctrico Mullen Five, la furgoneta One EV Cargo y el deportivo DragonFly EV.

Respecto a su primer modelo el Mullen Five, su primera generación tiene previsto su lanzamiento en 2024, todavía con baterías de litio convencionales. El año siguiente, la empresa californiana iniciará las pruebas de la segunda generación en la que ofrecerá ya baterías de electrolito sólido. Se trata de una tecnología que el fabricante ha denominado “celdas de polímero en estado sólido”, es decir, el electrolito por el que viajan los iones de litio, en lugar de ser líquido, será un polímero semisólido.

Mullen Technologies suv electrico baterias solidas-portada
Mullen Five.

Además, Mullen asegura estar trabajando en el desarrollo de las baterías de litio-azufre. Se trata de una de las tecnologías más prometedoras por sus ventajas técnicas, económicas y medioambientales ya que ofrece mayor capacidad energética y menor coste. Sin embargo, para su implementación en vehículos eléctricos es necesario resolver sus problemas intrínsecos de degradación.

¿Realidad o humo?

Mullen ha tenido una historia accidentada, cambiando completamente de estrategia varias veces. Primero quería construir una berlina eléctrica, luego, en 2018, pasó a producir el automóvil deportivo eléctrico chino Qiantu K50 en los EE.UU. Solo dos años después anunció un SUV eléctrico que debería haberse concretado en 2021.

La pregunta que queda en el aire es si realmente todos estos anuncios acabarán materializándose en realidades. Mullen Automotive ha sido protagonista ya de algunos revuelos por sus numerosos anuncios, aunque recientemente Hindenburg Research, una firma de inversiones a corto plazo, le acusó de engañar a sus inversores. La reclamación afectaba tanto al desarrollo de las baterías como al de sus modelos.

El Qiantu K50 se fabricará y venderá en EE.UU. a partir de 2020
Qiantu K50.

En cuanto a las baterías, Hindenburg Research afirma que Mullen solo ha invertido alrededor de tres millones de dólares en investigación y desarrollo en 2021. Los fabricantes de automóviles y de baterías están utilizando la tecnología de las baterías de electrolito sólido como reclamo para atraer la atención de los inversores. Además, según la investigación de Hindenburg, una prueba de batería publicada recientemente era solo una repetición de una prueba de 2020 y, por lo tanto, técnicamente no tenía sentido.

En cuanto a sus modelos eléctricos, Mullen anunció la entrega de dos furgonetas eléctricas a un importante cliente de EE.UU. en unos pocos meses. Sin embargo, según Hindenburg, los vehículos no son un desarrollo propio de Mullen como se indica, sino vehículos fabricados en China con el logotipo de Mullen. Los registros muestran que la compañía importó recientemente dos vehículos de China, uno de cada modelo. Mullen aparentemente no tiene certificados de la EPA para ellos, lo que es un requisito para su comercialización, que puede llegar a demorarse entre 12 y 18 meses.

Conversaciones: