Híbridos y Eléctricos

APROBADA LA ITC BT-52

Nueva regulación para la recarga de vehículos eléctricos

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que regula los requisitos mínimos para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en edificios de viviendas, en aparcamientos públicos y privados y en la vía pública.

Regulada la infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos
ITC-BT 52 Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se aprueba una nueva Instrucción Técnica Complementaria, ITC, BT 52 "Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos", del reglamento electrotécnico para baja tensión, aprobado por Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, y se modifican otras instrucciones técnicas complementarias del mismo.

Esta normativa permitirá favorecer la implantación progresiva de los vehículos eléctricos en la movilidad española. En la actualidad se matriculan una media de 80 vehículos eléctricos cada mes, una cifra residual  que representa el 0,1 % del total de matriculaciones del mercado español.

Además, esta decisión servirá, a su vez, para establecer unos requisitos mínimos en relación con la instalación de postes de recarga en la construcción de nuevos edificios, aparcamientos, así como en la vía pública:

  • En las viviendas unifamiliares nuevas, deberá existir la infraestructura para un punto de conexión de recarga de vehículos eléctricos.
  • En aparcamientos colectivos privados, deber haber una preinstalación con cargo al coste de fabricación del edificio. Y, además, los propietario de cada plaza deberán poder, si así lo desean, instalar un punto de recarga individual. Esta preinstalación no incluirá el contador, ni cables, ni interruptores, sino simplemente los huecos y las canalizaciones. El consumidor será el que decida si opta por usar un sistema colectivo (con una línea eléctrica única de acceso al parking con derivaciones en cada plaza) o el individual (con una línea eléctrica específica para cada punto de recarga en el aparcamiento desde el contador de cada vivienda).
  • En aparcamientos colectivos públicos (centros comerciales, edificios públicos...), se establece un mínimo de un punto de recarga por cada 40 plazas de aparcamientos.
  • Y en las vías públicas, la instalación de nuevos puntos de recarga de vehículos eléctricos en la vía pública deberá estar en línea con los diferentes planes de movilidad municipales o supramunicipales en relación con estos automóviles sin emisiones. 

Ahora, después de este primer paso, y para hacer despegar definitivamente la movilidad sostenible, no basta sólo con la implantación de un poste por cada nueva vivienda unifamiliar o por cada cuarenta plazas de parking púbico, sino que es necesario solventar otros obstáculos y seguir incentivando la compra de estos vehículos con ayudas como las del Plan Movele recientemente agotado.

Si bien es cierto que por su bajo coste por kilómetro estamos ante la opción de movilidad urbana más barata que existe –apenas 1,5 euros por cada 100 kilómetros-, para que el eléctrico se convierta en una opción de compra masiva todavía hay que superar barreras como la poca autonomía o la excesiva duración del tiempo de recarga. 

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “si se superan estas trabas, las grandes empresas y el sector público se fijarán en esta tecnología, actuando como verdaderos motores del despegue del coche eléctrico, ya que al impulsar su incorporación en el parque a través de sus flotas corporativas, serán un ejemplo a pie de calle para los particulares que todavía se lo piensan dos veces antes de hacerse con un eléctrico”.

Conversaciones: