Híbridos y Eléctricos

PININFARINA TEOREMA

Pininfarina apuesta por carrocerías para coches eléctricos con diseño de "tipo bala"

El Pininfarina Teorema es un coche eléctrico que no llegará a producción, pero con él la firma italiana adelanta elementos y atributos de diseño que potencialmente encontrarán cabida en coches eléctricos más convencionales.

El coche %22bala%22 eléctrico de Pininfarina.
El coche %22bala%22 eléctrico de Pininfarina.

Si la eficiencia es el gran reto reto de la industria del automóvil con la entrada en juego de los coches eléctricos, el diseño de los mismos está directamente ligado al desafío ante el que se encuentra el sector. La empresa carrocera italiana Pininfarina ha revelado el Pininfarina Teorema, un coche eléctrico conceptual que adelanta una nueva vertiente de diseño, y que aprovecha además la proliferación de la tecnología de conduccíon autónoma para reinterpretar el habitáculo.

En un coche de corte eficiente, como son los coches eléctricos, el diseño es uno de los aspectos más determinantes a la hora de hacer que cuando se encuentre en movimiento requiera de más o menos energía para avanzar, pues de él dependerá cómo se atraviese la masa de aire que se encuentre delante del mismo.

Ya lo adelantó el responsable de diseño de Volvo, alegando que tienen por delante la tarea de reinterpretar la imagen de sus coches. Terea que además se complica dado que la clientela demanda coches de tipo SUV cuyas carrocerías, de partida, no son precisamente aerodinámicas. Lo mostrado por Pininfarina con el Teorema es, como bien indica el nombre del modelo conceptual, la teoría de la empresa italiana de cómo ha de ser el diseño de los coche eléctricos de un futuro no demasiado lejano.

descarga

Pininfarina Teorema.

El diseño exterior goza de líneas suaves a la par que futuristas, y tiene como único objetivo atravesar el aire de la manera más eficiente posible. Se trata, en esencia, de un paso adelante conforme al concepto de diseño en forma de lágrima que tan buenos resultados ha dado (y sigue dando) a coches de concepción eficiente, entre los que destaca el famoso Toyota Prius, uno de los pioneros en este campo.

Es difícil encuadrar el Teorema dentro de una categoría, pues no por atributos no acaba de encajar dentro de ninguna categoría consagrada. No obstante bien podríamos catalogarla como una berlina de tintes deportivos con algún atributo de crossover, pues goza de una altura al suelo ligeramente pronunciada, además de lucir atributos propios de un deportivo como el diseño frontal o los pasos de rueda sobredimensionados.

Interior del Pininfarina Theorema.

Interior del Pininfarina Teorema.

Sin embargo, y aunque lo que más relevancia pueda tener a corto plazo sean sus líneas exteriores, lo que resulta más llamativo es su interior, pues con la tecnología de conducción autónoma cada vez más cerca de popularizarse, el interior de los coches también puede ser reinterpretado.

Goza de cinco plazas en su interior, repartidas en disposición de 1 + 2 + 2, y encuentran sitio en una amplia cabina en la cual el techo de cristal es el centro de atención. Los asientos son independientes, y están compuestos por una única pieza que los hace plenamente modulares, por lo que pueden llegar a convertirse en una gama, incluso. Estando diseñado en base a que se trata de un coche eléctrico autónomo no hay volante, por supuesto, así como tampoco puertas laterales de acceso.

descarga

Al interior del Pininfarina Teorema se accede por su zaga.

En lugar de puertas convencionales encontramos un techo practicable, que se separa de la carrocería del Teorema y deja una altura suficiente como para que cada pasajero se dirija a pie hacia su asiento a través de su zaga, como si de un autobús se tratara.

A pesar de tratarse de un modelo conceptual que no tendrá cabida en el mercado, no hemos de olvidar que Pininfarina es una de las empresas de diseño más relevantes de la industria, y que a su cargo corre la imagen de múltiples modelos de fabricantes de renombre, por lo que a buen seguro muchos de los rasgos que ha estrenado el Teorema acaben teniendo lugar en coches eléctricos de producción de un futuro no demasiado lejano.

Conversaciones: