Híbridos y Eléctricos

ECONOMÍA CIRCULAR

La planta de Renault en Sevilla se convertirá en eje principal de la estrategia Refactory

Con la visita del presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, Renault da el pistoletazo de salida para una nueva estrategia que ya anunció previamente en Francia.

Estrategia Renault Refactory
La planta de Renault en Sevilla se convertirá en eje principal de la estrategia Refactory

Los coches eléctricos tienen vida mucho más allá de su vida útil. El reacondicionamiento y la reutilización de muchos de sus componentes supone todo un aliciente para las marcas ya que supone incrementar la cadena de valor del producto en cada una de sus etapas. Con esa mentalidad de economía circularRenault presentó la estrategia Refactory. En ella la planta de Sevilla se convertirá en un eje fundamental gracias a unas nuevas instalaciones.

En primer lugar ha sido la planta de Flins, en Yvelines (Francia), la que ha dado el pistoletazo de salida al programa Refactory. La segunda será Sevilla. La capital hispalense sufrirá entre 2022 y 2024 el despliegue de una nueva instalación de 5.000 metros cuadrados donde se tendrá capacidad para reacondicionar más de 10.000 vehículos, y donde se podrá reparar hasta 1.000 baterías al año para 2025. Un proceso que no solo incluirá la nueva infraestructura, también puestos de trabajo especializados para ello.

Dicho plan se engloba dentro de la nueva estrategia para las plantas del Grupo Renault en nuestro territorio. Hasta cinco nuevos vehículos y una nueva familia de motores que serán producidos en las plantas que se encuentran en Castilla y León: la de Valladolid más centrada en la composición de sistemas motrices y la de Palencia en la fabricación de vehículos. Sevilla no solo se encargará del reciclaje y reutilización de elementos eléctricos, también de fabricar una nueva caja de cambios para modelos híbridos E-TECH.

Renault Refactory Sevilla

José Vicente de los Mozos (izquierda) y Juanma Moreno (centro) durante la visita a la fábrica de Sevilla.

Un plan de 360 grados para los productos, no solo de Renault, también del resto de marcas pertenecientes al conglomerado como Nissan o Mitsubishi. Desde la llegada de Luca de Meo a la presidencia de Renault, las fábricas españolas han ganado peso en el conglomerado automotriz. Consideradas como esenciales, el plan Refactory confirma esa importancia. Una estrategia que ha sido recibida por todos con enorme satisfacción ya que estabiliza al mercado y a una industria que en los últimos años ha sufrido mucho.

Renault plantea además una estrategia más amplia. Tal y como anunció este pasado mes de junio, Europa será el emplazamiento principal para una nueva hornada de productos BEV de la alianza. Está programado el lanzamiento de 10 nuevos modelos eléctricos para 2030, siete de ellos bajo el emblema de Renault y tres de ellos bajo el de Alpine. Esperan reducir el coste de los vehículos gracias a baterías estandarizadas, para, en 2030, alcanzar una pila en estado sólido que podría costar unos 70 euros el kWh.

Conversaciones: