Híbridos y Eléctricos

MODELO CONCEPTUAL

Polestar O2, el primer coche eléctrico deportivo de la marca sueca apunta al Tesla Roadster

Polestar muestra el Polestar O2 eléctrico, un modelo conceptual que rivaliza con el Tesla Rodaster da una pista sobre el potencial que esconde la empresa ante proyectos de este tipo.

646274_20220302_Polestar_O_electric_performance_roadster_concept
Este es el primer coche eléctrico deportivo de Polestar.

Polestar prosigue con su senda para alejarse en términos de producto con respecto a su firma matriz, Volvo. La firma sueca presenta el Polestar O2, su primer coche eléctrico deportivo. Se trata de un descapotable eléctrico de cuatro plazas que toma el lenguaje de diseño del Polestar Precept para ofrecer un concepto hasta ahora inédito en el mercado, aunque de momento no se trata de más que un modelo conceptual.

Según Polestar, el nuevo O2 claramente relacionado con el concept car Polestar Precept, pero que este tiene su propio carácter. Estéticamente, el Polestar O2 muestra cómo el lenguaje de diseño de Polestar puede adaptarse a diferentes estilos de carrocería guardando entre todos los modelos una apariencia familiar.

Envuelto en una ancha y baja carrocería, el Polestar O2 consigue ofrecer un habitáculo de 2+2 plazas (igual que el futuro Tesla Roadster) con voladizos muy cortos y una larga distancia entre ejes. Según la marca encarna las proporciones clásicas de los coches deportivos pero "con un toque claramente moderno y eléctrico".

646266_20220302_Polestar_O_electric_performance_roadster_concept
Polestar O2 eléctrico.

Un afilado frontal alberga las ópticas delanteras cuya firma lumínica dibuja el martillo de Thor, mientras que en la zaga encontramos un diseño claramente inspirado en el Polestar Precept. En el interior, por su parte, toma lugar una cabina extremadamente limpia en cuanto a complicaciones. Una pantalla vertical preside el salpicadero, mientras que otra de mucho menor tamaño se coloca tras el volante. Éste luce un diseño muy similar al del Precept, mientras que entre ambos asientos toma lugar una consola flotante.

Con el O2 Polestar también quiere mostrar un adelanto sobre cómo pretenden que la tecnología y la sostenibilidad se den la mano. En su interior un nuevo monomaterial termoplástico está muy presente, pues se usa como base para fabricar todo tipo de componentes del habitáculo. El poliéster reciclado es el único material utilizado para todos los componentes de tacto blando del interior (espuma, adhesivo, fibras de punto 3D y laminado no tejido). Esto simplifica el reciclaje y es un paso importante hacia una mejor economía circular, al tiempo que reduce el peso y las emisiones.

646280_20220302_Polestar_O_electric_performance_roadster_concept
Interior del Polestar O2.

De momento Polestar no ha dado datos acerca de la técnica del Polestar O2 más allá de aclarar que está basado sobre una plataforma específicamente desarrollada para este modelo, de la misma manera que lo hace el Precept.

Como curiosidad, Polestar ha desarrollado un dron que funciona de forma autónoma. Este sigue de manera automática al Polestar O2 a velocidades de hasta 90 kilómetros por hora, y el conductor puede elegir entre dos tipos de filmación (una más pausada, para paseos y otra más dinámica). Después de grabar, el dron puede volver al coche de forma autónoma y refleja en la pantalla interior las secuencias tomadas.

646279_20220302_Polestar_O_electric_performance_roadster_concept
646279_20220302_Polestar_O_electric_performance_roadster_concept

'El Polestar O2 es el coche "héroe" de nuestra marca', comenta Thomas Ingenlath, CEO de Polestar. 'Abre la puerta a nuestra cámara secreta de potencial futuro. Es una muestra de lo que podemos diseñar y concebir con el talento y la tecnología que tenemos en la empresa. Tiene un aspecto increíble, y poder bajar el techo y no oír el motor promete una sensación magnífica.'

Conversaciones: