POLONIA

Polonia quiere ser el líder europeo en movilidad eléctrica

El país quiere convertirse en un referente en movilidad eléctrica, algo que le reportaría beneficios en ámbitos como la salud o la industria.

Solaris, el bus eléctrico polaco.
Solaris, el bus eléctrico polaco.

Cuando se piensa en la movilidad eléctrica en Europa, vienen a la mente países como el Reino Unido o Holanda, países que han apostado fuerte por la electrificación, gracias a importantes inversiones en ayudas para incentivar la compra de eléctricos. Nadie pensaría, sin embargo, en Polonia, un país con 324 estaciones de carga (el Reino Unido cuenta con 7.000) en el que se vendieron 1.068 vehículos eléctricos en 2017. En España, por ejemplo, en 2017 se vendieron más de 9.000 unidades de eléctricos.

Aun así, Polonia es uno de los países de Europa que más fuerte apostará por la movilidad eléctrica gracias al Plan de Desarrollo de la Electromovilidad impulsado por el consejo de ministros del país. Este plan anticipa, entre otras cosas, llegar a tener un millón de eléctricos circulando por las carreteras polacas en 2025.

Líder en movilidad eléctrica

El plan que el gobierno polaco ha impulsado tiene como objetivo final convertir al país en un líder y una referencia en movilidad eléctrica en todo el continente. De momento, el país ya dispone de varias fábricas de buses autónomos y una gran fábrica de baterías. "Somos pioneros", afirmó Marta Gajęcka, jefa de asesores energéticos del presidente de Polonia, en una entrevista exclusiva con el medio Energy Post. "No hay demasiados países que promocionen la movilidad eléctrica como un componente central de su política. Somos realmente pioneros en este ámbito", aseguró en la entrevista. "El transporte eléctrico tiene el potencial de permitir un acceso más barato a la movilidad. La movilidad eléctrica es un componente central de la ambición de la UE por 'descarbonizar' su economía siguiendo las líneas marcadas en el acuerdo de París", añadió.

AR-311049790.jpg&MaxW=1000&imageversion=MainTopic1

Marta Gajęcka, jefa de asesores energéticos del presidente de Polonia

La decisión de apostar fuerte por la movilidad eléctrica permitiría a Polonia resolver uno de sus problemas energéticos, la gran dependencia del petróleo importado, sobre todo, desde Rusia para satisfacer la demanda para el transporte. "Está estrechamente relacionado con la seguridad energética y la reducción de la dependencia de las importaciones de petróleo", admitió Gajęcka. Por otro lado, otro de los motivos es intentar mejorar la calidad del aire, ya que es otro más de los países luchando con unos niveles altísimos de contaminación. De hecho, el tribunal de justicia de la Unión Europea concluyó que Polonia no había conseguido adaptarse a las obligaciones sobre calidad del aire establecidas por la ley de la UE. Además, según Gajęcka, no solo hay que mejorar el transporte público y promocionar los coches eléctricos, sino ayudar a que los habitantes tengan acceso a mejores soluciones energéticas para el hogar, ya que mucha de la energía utilizada en las casas también contamina en exceso las ciudades. Sin embargo, este primer plan con la movilidad será el primero de muchos en otros ámbitos.

Combustibles alternativos, autobuses y baterías

El plan prevé la promoción de la movilidad eléctrica y de los combustibles alternativos como el hidrógeno, el gas natural y el hidrógeno, además de incentivar la creación de la infraestructura necesaria para poblar el territorio de las opciones necesarias para convencer a los habitantes de que den el salto a la movilidad sostenible. Por poner un ejemplo, a partir de ahora no se necesitará un permiso de construcción para crear puntos de carga o estaciones de carga para los eléctricos. "La idea es crear el ambiente perfecto para que los empresarios y los negocios inviertan en la movilidad eléctrica", expuso Gajęcka.

En cuanto al transporte público, el nuevo plan obliga a que las autoridades de las regiones por debajo de 50.000 habitantes deben asegurar que la flota de autobuses eléctricos signifique el 30% del total. Para permitirlo, se aprobarán ayudas para crear puntos de recarga, tanto para el transporte público como para las autoridades que utilicen vehículos eléctricos. 

e6f4d2b71c719e23f5dc1669a94d2c3d

Por otro lado, este plan ha sido posible gracias al soporte de la empresa LG, que posee una fábrica de baterías en el país, creando más de 100.000 anuales. Anticipando un aumento de la producción de eléctricos por parte de todas las marcas la próxima década, la empresa planea triplicar su producción de baterías hasta las 300.000 anuales. Además, la industria polaca está apostando fuerte en el mercado de autobuses eléctricos con marcas como Solaris, Ursus y Solbus. De hecho, 25 autobuses eléctricos que se incorporarán en la flota de transporte público de Bruselas a partir del próximo año serán Solaris.

Ciertamente, un cambio a la movilidad eléctrica podría beneficiar a Polonia en muchos sentidos, tanto en calidad de vida, como en la calidad del aire e incluso en su economía, ya que hay varias empresas locales dedicadas a este tipo de movilidad. "Nuestra intención es mostrar que Polonia está haciendo todo lo que puede para que la movilidad eléctrica sea una realidad. De momento, ya tenemos una marca importante en el mercado del bus eléctrico y queremos mostrar que podemos ser un actor importante también en el sector de los vehículos eléctricos y contribuir a reducir las emisiones del transporte", explicó Gajęcka

Polonia va ser un actor importante en los próximos años en el campo de la movilidad eléctrica. "Somos parte del sistema y queremos, de verdad, mostrar lo que podemos hacer", sentenció Gajęcka.

 

 

Conversaciones: