INTERCAMBIO DE DATOS SEGURO

Evitar ataques de piratas informáticos, el próximo reto del vehículo conectado

Con la llegada del automóvil conectado, la cantidad de datos que procesan los vehículos se va a multiplicar por seis. Trayectos, velocidades, rutas, llamadas, mapas, información personal, imágenes, configuraciones... Todo tipo de información pasará por el procesador del ordenador de a bordo, con el riesgo de seguridad que ello supone.

Evitar ataques de piratas informáticos, el próximo reto del vehículo conectado.
Evitar ataques de piratas informáticos, el próximo reto del vehículo conectado.

Con la llegada del automóvil conectado, la cantidad de datos que procesan los vehículos se va a multiplicar por seis. Trayectos, velocidades, rutas, llamadas, mapas, información personal, imágenes, configuraciones... Todo tipo de información pasará por el procesador del ordenador de a bordo, con el riesgo de seguridad que ello supone.

Esto derivará en que mientras antes se procesaban 15.000 bits de información por segundo ahora, debido al aterrizaje de los vehículos conectados, el "pensamiento" de nuestro coche pasará a ser de 100 kbps (100.000 bits de información por segundo). Ante esta coyuntura inminente, las asociaciones y el gobierno europeo se apresuran en tratar de garantizar que ningún "pirata" se hará con nuestra información de forma indebida.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) coincide con la Comisión Europea (CE) en que se debe garantizar un acceso seguro a los datos generados por los nuevos vehículos conectados, en cumplimiento con la protección de datos personales y con el fin de evitar ataques de "piratas informáticos". En su nuevo informe 'En camino hacia una movilidad automatizada', el organismo comunitario asegura que el modelo externo para compartir datos de los vehículos, sobre los denominados servidores de plataforma extendida, ya está siendo implementado por varios fabricantes.

Por su parte, la asociación explica que las industria automovilística está "convencida" de que solo puede lograrse un intercambio de datos seguro mediante una instalación externa, desde donde los proveedores de servicios puedan acceder a ellos. "Este enfoque minimiza los riesgos de seguridad", añade.

El secretario general de ACEA, Erik Jonnaert, defiende que dar acceso directo e incontrolado a los datos de un vehículo a terceros supone "dejar la puerta abierta a los piratas informáticos".

La industria del automóvil europea también trabaja para garantizar que el acceso a los datos sea justo y no cree una competencia desleal entre los proveedores de servicios. ACEA espera mantener un diálogo abierto con la CE y los agentes del mercado para seguir mejorando en este campo.

Conversaciones: