Híbridos y Eléctricos

SISTEMA HÍBRIDO O DE HIDRÓGENO

Lo que pudo ser y no fue: un Hyundai N con motor central

Hyundai hace tiempo que dejó atrás la condición de marca low-cost. Los coreanos no le temen a nada y en su atrevimiento llegaron a plantear un deportivo N con motor central que finalmente se descartó.

Hyundai-N-Vision-74-Trasera
El proyecto estaba sobre la mesa, se estudió, pero finalmente se descartó

Si echamos la vista atrás vemos cómo han cambiado las cosas en Hyundai. La corporación de Corea del Sur ha pasado de producir coches de bajo coste a algunos de los modelos más vendidos en España y Europa. Su evolución es digna de estudio y reconocimiento. La inversión en proyectos de mejora no ha parado en las últimas décadas. Con miles de ideas sobre la mesa, algunas han llegado a producirse, pero otras no, como es el caso de un Hyundai N con motor central que se planteó y acabó descartado.

Hace unos años el Grupo Hyundai fichó al que por entonces era el máximo responsable de la división M de BMW, Albert Biermann. El alemán, considerado como el padre de la división que tantas alegrías ha dado al fabricante de Múnich, tiene en su haber algunos desarrollos únicos. Su traslado a Seúl marcó un punto de inflexión en Hyundai. Los coreanos, sabedores de la necesidad de imprimir más pasión a sus modelos, pusieron en manos de Biermann el desarrollo de la gama N.

Hoy, los modelos N están tan reconocidos como valorados. El Hyundai i30N es uno de los mejores compactos que te puedes comprar, pero a lo largo de estos años ha habido muchas más ideas encima de la mesa de proyectos. Tal y como reconoce el propio Biermann en una entrevista a Top Gear, un N con motor central se planteó, pero había claros escollos para hacerlo realidad. El principal inconveniente de todos era el coste del desarrollo y el precio de venta final.

Hyundai Ioniq 5 N 3
El Ioniq 5 N está en fase de desarrollo, poniéndose a pruebas en el centro de desarrollo de Nürburgring

Tal y como se planteó el proyecto el producto final habría tenido un precio de venta al público superior a los 150.000 euros, algo totalmente inasumible para un fabricante como Hyundai. Biermann ha reconocido que había varios planeamientos para el proyecto llamado: “el coche del presidente”, el que hubiese coche más complejo y avanzado de la historia de la compañía. Desde mecánicas de gasolina a soluciones más avanzadas como el hidrógeno o propulsores híbridos.

De hecho, el planteamiento híbrido era el que más enteros tenía para llevarse el premio, pero como ya hemos dicho, al final el proyecto se cerró por los costes. El ahora asesor técnico ejecutivo de la empresa reconoce que fue la mejor decisión, aunque se trata de un proyecto personal que en su momento llegó a plantear en su etapa en BMW y que también fue sustituido por el BMW i8. De cara al futuro Hyundai empleará la gama N como plataforma para demostrar las infinitas posibilidades de sus eléctricos. Con un Hyundai Ioniq 5 N en fase de desarrollo, el siguiente en hacer acto de presencia será el Ioniq 6 N.

Conversaciones: