COSTARÁ 90 MILLONES DE LIBRAS

Un proyecto de Uber e Hitachi llenará Londres de vehículos eléctricos

El proveedor de servicios de movilidad Uber y la firma de tecnología Hitachi forman parte de un proyecto diseñado para evaluar el comportamiento de los vehículos eléctricos en la capital inglesa.

Uno de los vehículos eléctricos de la flota de Uber en Londres.
Uno de los vehículos eléctricos de la flota de Uber en Londres.

El proveedor de servicios de movilidad Uber y la tecnológica Hitachi son algunas de las compañías que llenarán la ciudad de Londres con 3.000 vehículos eléctricos. La iniciativa forma parte de un estudio destinado a aumentar la escasez de puntos de recarga, atribuida al freno en las ventas de coches eléctricos.

Se trata de la mayor prueba que se ha realizado con vehículos y furgonetas comerciales eléctricas. Los proveedores de energía Centrica y SSE también forman parte de un proyecto que recopilará datos sobre hábitos de conducción durante los próximos tres años. El objetivo final es diseñar una red óptima de puntos de recarga y evaluar en qué momentos habrá más demanda de electricidad.

La incursión de Uber responde a un dato: tiene 65.000 conductores en Reino Unido y pretende ser completamente eléctrico en Londres para 2025. Centrica, por su parte, tiene una flota de 12.000 furgonetas eléctricas y 2.000 coches eléctricos en la capital británica.

La información del estudio se compartirá entre compañías tecnológicas y fabricantes de coches eléctricos. Según anunció el consorcio Optimize Prime, uno de los responsables de la iniciativa, esto “fomentará” las inversiones tanto privadas como públicas en materia de infraestructuras. La prueba tendrá un coste de 70 millones de libras –unos 90 millones de euros– de los cuales el regulador estatal británico Ofgem financiará la mitad.

La prueba también abarcará zonas rurales al sureste de Reino Unido para evaluar el comportamiento de los conductores en otras áreas. Los datos incluirán algunas estadísticas sobre cómo podría afectar al clima. De hecho, el país fue escogido en gran medida al anuncio del Gobierno británico mediante el cual estimaba que el 60% de las ventas de coches sean de vehículos eléctricos en 2030, en comparación con el 1,7% actual.  

Conversaciones: