Híbridos y Eléctricos

CINCO AÑOS ANTES DEL PLAZO PREVISTO

El puerto de Los Ángeles supera sus objetivos de aire limpio para el año 2023

Las emisiones de óxido de nitrógeno son las principales responsables de la niebla que se puede observar en el puerto californiano. Los niveles de emisiones actuales han caído un 60%, respecto de las registradas en el año 2005. A día de hoy, el puerto ha cumplido sus objetivos de descontaminación para el año 2023.

El puerto de Los Ángeles cumple sus objetivos de reducción contaminante antes de lo esperado.
El puerto de Los Ángeles cumple sus objetivos de reducción contaminante antes de lo esperado.

El estudio ambiental 2017 Inventory of Air Emissions muestra que el puerto de Los Ángeles disminuye el número de emisiones, sin reducir su volumen de actividad. De hecho, se ha alcanzado un máximo histórico al mover 9,34 millones de unidades de contenedores equivalentes a 20 pies (TEUs). La capacidad de carga de una TEU –acrónimo de Twenty foot Equivalent Unit– es de 20 pies (6,1 metros) de largo por 8 pies (2,4 metros) de ancho y 8,5 pies (2,6 metros) de alto.

En general, los resultados del año 2017 demuestran que el puerto californiano ha mantenido o superado los niveles de aire limpio durante casi los últimos 12 años. Es más: incluso ha cumplido los objetivos trazados en el Plan de Acción de Aire Limpio (CAAP), cinco años antes del plazo previsto. Es decir, de cara al año 2023. Por ejemplo, las emisiones de diésel (DPM) han descendido un 87%; mientras que las de óxidos de azufre (SOX) se sitúan por debajo del 98%.

Bajar la contaminación sin influir en la productividad

Con el propósito de reducir las emisiones, de forma significativa, aumentando el volumen de carga, se ha disminuido la media de emisiones generadas por contenedor, incluidos los gases de efecto invernadero (GHG). Estos últimos han bajado un 30% por contenedor desde el año 2005. Al respecto, Gene Sdroka, director ejecutivo de dicho puerto, asegura que están analizando los beneficios de las estrategias implantadas de aire limpio, y las repercusiones en términos de eficiencia en la cadena de suministro. Los resultados permitirán evaluar la reducción de emisiones de óxido de nitrógeno y de gases de efecto invernadero.

Basándose en el tonelaje, los gases de efecto invernadero han bajado solo un 13%, como resultado del incremento sustancial de actividad en volumen de carga durante el ejercicio anterior. El CAAP establece nuevos objetivos de aire limpio enfocados en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al 40% por debajo de los niveles del año 1990 para el 2030 y al 80% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2050.

Otra de las medidas proviene de los barcos de mayor tamaño que transportan más TEUs y han jugado un papel importante a la hora de preservar los niveles de aire limpio en el puerto. El atraque de buques portacontenedores ha disminuido un 22%, mientras el promedio de TEUs por navío ha aumentado un 60% desde el año 2005.

En cumplimiento con los requisitos cada vez más estrictos en cuanto a contaminación y emisiones en California, se incorpora la Shore Side Electricity (SSE) como medida para reducir las emisiones de los buques en puerto. Durante el atraque, el barco está conectado a la red eléctrica en lugar de usar los motores auxiliares. De este modo, los buques utilizan energías alternativas más limpias, en vez de quemar combustible en el puerto.

Motores más limpios

El informe incluye otras actuaciones –tras varios años de reuniones con partes interesadas (industria, grupos medioambientales, agencias reguladoras y comunidades vecinas– que contribuyan a bajar los niveles de contaminación en el puerto. Por ejemplo, todos los barcos que han atracado en el puerto, durante el año pasado, han usado combustible con un 0,1% menos de azufre y han disminuido el consumo del mismo. También se ha duplicado el porcentaje de carga manejada mediante tecnologías diésel desde el año 2016.

Las medidas cero emisiones se han extendido a las flotas de camiones que transportan carga en dirección al puerto. Durante el año 2017, más de la mitad de los casi 17.000 camiones pesados que atracaron en el puerto poseían motores nuevos o, como mucho, del año 2010. Casi el 47% del equipo que maneja dicha carga (grúas, tractores y carretillas) poseen motores diésel, más limpios que los de gasolina.  En resumen, las estrategias del CAAP para conseguir aire limpio no se limitan a optimizar las operaciones del puerto, sino que se extienden a toda la cadena de suministro: camiones de transporte de carga, flota de arrastre y equipo de manejo.

Conversaciones: