Híbridos y Eléctricos

LA HISTORIA DEL COCHE ELÉCTRICO

Un Renault 12 eléctrico de la NASA, rescatado y restaurado 43 años después

En 1975, la NASA se hizo con siete Renault 12 eléctricos, transformados por la empresa EVA, con el objetivo de comprobar la viabilidad de los vehículos eléctricos ante la crisis del petróleo. Los resultados no fueron satisfactorios.

Renault 12 eléctrico de la NASA transformado por EVA. Foto Facebook Renault 12 USA
Renault 12 eléctrico de la NASA transformado por EVA. Foto: Facebook Renault 12 USA.

La Agencia Espacial Americana, la NASA, trabajó hace 43 años con siete unidades del icónico Renault 12 transformados a eléctricos por la empresa EVA (Electric Vehicle Associates). Su objetivo era estudiar la viabilidad económica de esta tecnología ante la crisis del petróleo. Los malos resultados dieron por finalizado el programa y los vehículos fueron vendidos a particulares y empresas Una de las unidades que sobrevivió a las pruebas, que se ha mantenido en funcionamiento hasta hace unos meses, ha sido localizada con 18.000 kilómetros a sus espaldas. Ahora, su afortunado propietario, le premiará con unas nuevas baterías de litio que alimentarán a su pequeño motor eléctrico de 13 kW y darán una segunda vida a este mítico coche.

En sus apenas ocho años de vida (de 1974 a 1982) la compañía EVA se dedicó a convertir vehículos de combustión en eléctricos. Entre los modelos que pasaron por sus manos están algunos de los más emblemáticos de Ford, como el Escort, el Fairmont, exclusivo del mercado americano o el Mustang. Además, también desfilaron por sus talleres algunas pick-ups y furgonetas y el protagonista de esta historia, el Renault 12 eléctrico, que fue bautizado como EVA Metro.

Esta berlina francesa, lanzada en 1969, se mantuvo en producción hasta 1994, cuando el 2 de noviembre salió la última unidad de las líneas de producción. Su mecánica, muy sencilla, lo convirtió en un vehículo muy fiable y en el modelo del que más unidades se han vendido en el siglo XX. En los años 70, este modelo llegó a Estados Unidos con una versión local, que incluía faros dobles y parachoques más voluminosos, para cumplir con los requisitos de homologación del país.

Cuadro de mandos del Renault 12 eléctrico. Foto Facebook Renault 12 USA

Cuadro de mandos del Renault 12 eléctrico. Foto: Facebook Renault 12 USA.

EVA desmontó el motor de gasolina de 1,3 litros original y los componentes que le acompañaban para situar un motor eléctrico de 10 kW (13 CV) de potencia y alimentarlo con unas baterías de plomo ácido situadas en el maletero y bajo el capó. En total se trataba de unas 16 ó 19 unidades que trabajaban a un voltaje de 6 voltios y que ofrecían una autonomía de entre 65 y 100 kilómetros con cada carga. Con ellas, el peso del Renault 12 se elevaba hasta los 1.429 kilogramos, media tonelada más que el original. La recarga precisaba de aproximadamente seis horas en una toma de corriente de 220 voltios. El EVA Metro era capa de acelerar de 0 a 50 km/h en 12 segundos, el doble de lo que conseguía la versión original de gasolina.

En 1973, con la crisis del petróleo, el Departamento de Energía de Estados Unidos invirtió en varios programas para impulsar los vehículos eléctricos. Entre 1975 y 1976 la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) puso en marcha el Programa ERDA (Electric and Hybrid Highway Vehicle Systems Program) dirigido a comprobar la viabilidad comercial de los vehículos eléctricos, para el que utilizó siete unidades del EVA Metro. Las pruebas se dividieron en dos etapas en las que se analizaron las autonomías, las velocidades de crucero, las aceleraciones y la capacidad de frenado de cada coche. La primera etapa se hizo con los coches nuevos, y la segunda con 1.524 kilómetros de uso. Desgraciadamente los resultados no fueron satisfactorios.

El Renault 12 eléctrico será restaurado por su nuevo propietario. Foto Facebook Renault 12 USA

El Renault 12 eléctrico será restaurado por su nuevo propietario. Foto: Facebook Renault 12 USA.

Las siete unidades de prueba del Renault 12 eléctricos fueron vendidas a particulares y a empresas. Con el tiempo, tan solo se sabía de la existencia de dos de ellas, una en Canadá y otra en Estados Unidos. Ahora, 43 años después de las pruebas de la NASA, un fanático de este modelo, creador de la página de Facebook del Renault 12 en Estados Unidos ha localizado una de estas reliquias a la venta en Georgia. Por lo que se sabe, se ha mantenido en movimiento hasta hace pocos meses y ahora ha sido localizada con 18.000 kilómetros bajo su capó. Tras comprarlo, su nuevo propietario se encargará de restaurarlo con un nuevo pack de baterías de litio que volverán a dar vida al su motor eléctrico.

Conversaciones: