Híbridos y Eléctricos

CIERRE TEMPORAL

El Renault Mégane E-TECH eléctrico pausa su producción ante la falta de chips

Los estrictos confinamientos de China sacuden una vez más las fábricas. La planta de Douai se ve obligada a pausar la producción del Renault Mégane E-TECH.

Renault Megane E-Tech eléctrico.
Renault Megane E-Tech eléctrico.

Nunca es fácil enfrentarse a la situación que la industria está viviendo actualmente. Los problemas de fabricación se extienden por los cinco continentes. En mayor o menor medida todas las marcas se han visto afectadas por un entorno muy competitivo donde la falta de componentes ha lastrado la producción de miles de unidades. El último en engrosar esa triste lista es el Renault Mégane E-TECH, que se ve obligado a pausar su fabricación por la falta de suministros y la delicada situación en China.

En un mundo tan globalizado y conectado, las empresas dependen de proveedores secundarios y terciarios para llevar a cabo la fabricación de sus productos. Componentes procedentes de un gran número de países deben llegar a las líneas de montaje en un proceso milimétricamente secuenciado, de lo contrario la producción se paraliza a la espera de dichos materiales o piezas. Se trata de un esquema muy eficaz cuando todo va como la seda, pero muy dependiente de terceros.

La planta de Douai, en Francia, es la encargada de llevar a cabo la producción del Renault Mégane E-TECH eléctrico. La nueva joya de la casa está llamada a revolucionar su segmento, pero para ello necesita llegar a la calle en grandes cantidades. Ante la situación que viven los mercados, la fábrica francesa se ha visto obligada a paralizar la producción del eléctrico hasta el próximo 25 de abril. Un parón de más de una semana que supondrá afrontar un retraso considerable en el ritmo de fabricación.

La falta de chips es la causa principal anunciada por Renault. A la ya considerable falta de componentes que lleva azotando a la industria en los últimos meses, se agrava ahora con la delicada situación sanitaria vivida en China. La pandemia de COVID-19 vuelve a provocar cierres temporales de las fábricas chinas ante un confinamiento obligatorio que puede durar desde días a semanas. Si China no produce el resto del mundo se paraliza, y los fabricantes no tienen piezas para sus vehículos.

Servicios añadidos renault megane e-tech electrico-portada
Servicios añadidos renault megane e-tech electrico-portada

Se estima que el año pasado dejaron de fabricarse más de 10 millones de coches en todo el mundo por la falta de chips y otros componentes. Aunque este año todo el mundo parecía más optimista, la delicada situación en el país asiático ha vuelto a echar por tierra todas las predicciones. Renault espera que durante este parón obligatorio las fábricas de China puedan retomar la actividad y empezar a suministrar los preciados chips que tan en boca de todos están.

Apertura paulatina

Ayer mismo supimos que China ha establecido una lista con industrias y fábricas esenciales que tendrán el permiso sanitario para volver a operar. Lo harán bajo estrictas medidas de control, obligando incluso a los trabajadores a vivir dentro de las fábricas. Las fábricas de microchips forman parte de esa privilegiada lista, al igual que las plantas de Volkswagen y Tesla que pronto podrán retomar la actividad, eso sí, siguiendo las exigentes normativas chinas. Todo el mundo espera que el ritmo de producción vaya creciendo lentamente los próximos días.

 

Conversaciones: