Híbridos y Eléctricos

HA ESTADO PARADO DESDE QUE SE FABRICÓ EN 2014

El último Saab 9-3 nuevo que existe será subastado y servirá para financiar el coche eléctrico

El dinero que se recaude irá destinado a los fondos de la Beca de Movilidad Sostenible de la Universidad West, en Suecia.

El último Saab 9-3 nuevo que existe será subastado y servirá para financiar el coche eléctrico
El último Saab 9-3 nuevo que existe será subastado y servirá para financiar el coche eléctrico

Han pasado ya siete años desde que, en 2012, Saab quebrase y tuviera que ser absorbida por National Electric Vehicle Sweden (NEVS). Tras la operación, el fabricante sueco dio algunos últimos coletazos antes de bajar el telón definitivamente, tiempo durante el cual se fabricó nuestro protagonista de hoy. Se trata de un Saab 9-3 que salió de la línea de producción de Trollhättan en 2014 y que, tras estar parado todo este tiempo, saldrá a subasta a finales de este mes y lo recaudado se destinará a seguir avanzando con nuevas tecnologías de movilidad sostenible.

El último Saab 9-3 Aero Turbo nuevo que existe es especial por varios motivos, entre ellos porque pertenece a la última hornada de ejemplares que NEVS fabricó de este modelo entre diciembre de 2013 y mayo de 2014. Esta última serie contaba con algunos ligeros cambios estéticos en el frontal y en sus faros, cuyos vidrios transparentes eran ligeramente azulados. Según NEVS, se fabricaron 420 unidades de esta última tirada, las cuales equipaban todas un motor 2.0 turbo de gasolina con 220 caballos de potencia que podía asociarse a un cambio manual de seis velocidades o uno automático y sólo se podían comprar en color negro o plateado.

Este último color es el que luce nuestro protagonista, uno de aquellos 420 ejemplares que marcaron el fin de una era, la de Saab como constructor de coches. Este 9-3 Aero iba a ser destinado en principio a las pruebas de choque y seguridad, pero jamás llegó a hacerlas y ha permanecido parado desde entonces. Es la versión con cambio automático, tiene matrícula sueca ENC 961 y actualmente marca solamente 40 kilómetros en su odómetro. 

Ahora, este viejo nuevo Saab se subastará y probablemente acabe ocupando un lugar privilegiado en alguna colección privada. En caso de que su privilegiado futuro propietario quiera conducirlo, antes tendrá que hacerle una buena revisión ya, insistimos, el coche ha estado parado desde que se fabricó hace ya cinco años.

Todo el dinero que se recaude en la subasta será donado para el fondo de la Beca de Movilidad Sostenible de la Universidad West de Suecia. Según la compañía china, el dinero irá destinado «a personas que realicen esfuerzos significativos para allanar el camino hacia futuras soluciones de movilidad, desde tecnologías de coches eléctricos y economías compartidas hasta iniciativas para automóviles autónomos».

Conversaciones: