Híbridos y Eléctricos

SIN UBICACIÓN DEFINITIVA

Tata construirá una fábrica de baterías en Europa para las marcas Jaguar y Land Rover

Desde 2008, Tata está al cargo de las marcas Jaguar y Land Rover. El fabricante indio quiere acelerar la electrificación de la gama y, por eso, plantea una fábrica de baterías dentro del territorio de la Unión Europea.

Range-Rover-PHEV
JLR se beneficiará de una estrategia eléctrica en la que Tata invertirá grandes cantidades de dinero.

En la India, Tata es la compañía más grande de todas las que habitan en el país. Un holding empresarial que reúne numerosas actividades y compañías secundarias. En 2008, la empresa se hizo con el control de las marcas Jaguar y Land Rover tras comprárselas a Ford. Desde entonces, los fabricantes ingleses han renovado toda su gama de productos y miran al futuro con una gran presencia electrificada. Ante ese nuevo horizonte, Tata ya piensa en levantar una gran fábrica de baterías en Europa que sea capaz de alimentar tanto a Jaguar como a Land Rover en su senda eléctrica.

En Jaguar-Land Rover no quieren depender de terceros para alimentar sus líneas de montaje. Ante el incierto panorama en el que vivimos desde el estallido de la pandemia de la COVID-19, las marcas han aprendido la lección y buscan autoabastecerse de productos. Primero, la plataforma y, segundo, las baterías. Tal y como ha confirmado el propio director financiero de Tata Motors, PB Balaji, la intención de la compañía india es levantar una gran fábrica de baterías en Europa para las gamas eléctricas de Jaguar y Land Rover. Por el momento, no se ha pronunciado sobre dónde podría estar localizada la fábrica o si podría establecerse algún acuerdo con un productor ya presente.

“Estamos bien cubiertos con los planes de producción de baterías, pero necesitaremos que llegue cierta capacidad celular a Europa”. El propio Balaji ha comentado que se están ultimando los preparativos para presentar la estrategia y, de paso, ha comunicado que habrá muchas inversiones sin dar grandes detalles al respecto. El plan debería ayudar a Tata a tener más controlado el proceso y las partes esenciales de una estrategia sobre la que recae mucho peso. Tras varios años sin lanzamientos, JLR no tiene margen de maniobra, al menos Jaguar que es la que está menos activa.

Jaguar-Futuro
Jaguar trabaja en la plataforma Panthera que se empleará en todos sus modelos eléctricos.

La peor posicionada para esa estrategia es Jaguar. Los de Coventry están atravesando su particular odisea por el desierto. Con dos años de vacío por delante, la gama languidece ante la llegada de nuevos modelos que le siguen quitando cuota de mercado. El Jaguar I-PACE es el único que ofrece algún atisbo de salvación y, por eso, los ingleses se mantienen ocupados actualizándolo repetidas veces, la última esta misma semana. Aunque parezca que su actividad se ha detenido, Jaguar mantiene el trabajo centrándose en su propia plataforma para coches eléctricos. Denominada Panthera, la estructura servirá para apoyar a toda la gama.

Por su parte, Land Rover sí que ha presentado varios productos recientemente. Los Range Rover y Range Rover Sport ya están en el mercado con una importante presencia eléctrica, aunque, por características evidentes, las plataformas no pueden ser aprovechadas por sus colegas de Coventry. El siguiente paso es la electrificación total de ambas compañías. Tata tiene la intención de convertir a Jaguar en una marca 100% eléctrica en 2025, mientras que un año antes, en 2024, asistiremos al lanzamiento del primer Land Rover movido exclusivamente por baterías

Conversaciones: