Híbridos y Eléctricos

GARANTÍA AMPLIADA A 8 AÑOS

Tesla reconoce, por fin, el fallo que inutiliza la pantalla de los Model S y X y amplía su garantía

Tesla ha reconocido por fin el problema con las memorias flash de los Model S y Model X anteriores a marzo de 2018, que dejaba inutilizada la pantalla central y con ello muchas funciones del coche, y ha anunciado una ampliación de la garantía y el reemplazo, sin coste para el cliente, de las unidades afectadas.

Pantalla y controlador del Tesla Model S
Pantalla y controlador del Tesla Model S

Tesla ha anunciado que ampliará la garantía para la pantalla táctil del sistema multimedia de los Tesla Model S y Model X que se vieron afectadas por el fallo del chip eMMC, que hacía completamente inutilizable la pantalla -y por tanto, imposibilitaba el acceso a casi todas las funciones del coche-.

El caso venía de tiempo atrás: el desgaste prematuro de la memoria flash eMMC de los Tesla más antiguos, debido a un exceso de escritura de datos, puede acabar provocando un apagón de la pantalla, que en el caso de los Tesla tiene consecuencias graves ya que prácticamente todos los controles y sistemas del vehículo se controlan desde la pantalla central. Un problema que, antes o después, le acaba ocurriendo a una buena parte de los coches con el chip antiguo (anterior a que Tesla introdujera uno nuevo en marzo de 2018).

Hace unos meses, la NHTSA inició una investigación sobre 63.000 unidades del Tesla Model S en relación a los chips defectuosos de su sistema multimedia. Sin embargo, la agencia estadounidense advirtió de que podría haber hasta 159.000 coches afectados. 

Apenas unas semanas después de ese anuncio, Tesla reducía la garantía para las pantallas que habían sido reemplazadas. Estas pasaban a tener garantía de dos años o 25.000 millas, la mitad de la cobertura original. Algo que, lógicamente, no era de recibo para los clientes afectados -ni para los afectados potencialmente-. No obstante, hasta entonces el problema se había abordado de una manera tangencial, al menos en cuanto a la comunicación por parte del propio fabricante.

Ahora, algunos meses más tarde, y después de que la NHTSA ejerciese su presión, Tesla reconoce finalmente el problema abordándolo de manera directa. Según hemos podido saber a través de Electrek, la compañía estadounidense se ha puesto en contacto con los propietarios de Tesla Model S o Model X fabricados antes de marzo de 2018, los que potencialmente tienen el fallo de las eMMC, para anunciarles una ampliación de la garantía a 8 años o 100.000 millas (160.000 kilómetros) para la MultiMediaCard integrada de 8GB (“8GB eMMC”).

Dentro de esos límites de tiempo o kilometraje, Tesla se hará cargo de la reparación/reemplazo en cualquier servicio técnico oficial (los conocidos como 'Tesla Service Center') en caso de que el sistema tenga un funcionamiento indebido o errático. Además, si tienes un Tesla y ya solucionaste el problema pagándolo de tu bolsillo, Tesla te abonará el importe siempre y cuando se cumplan unas ciertas condiciones. Para ello hay que contactar con Tesla y antes de 90 días informará al cliente sobre las condiciones del reembolso y cómo solicitarlo.

Tesla no solamente lo ha comunicado vía email, también hemos descubierto que lo ha publicado en su web con un comunicado en el que asegura: «Tesla se compromete a construir productos de la más alta calidad mientras aceleramos la transición del mundo a la energía sostenible». Añade que son «conscientes de que este componente puede funcionar mal» y proporcionarán cobertura adicional «para tranquilidad del cliente».

Los propietarios que no hayan sufrido ningún problema no tienen que tomar medidas, es decir: si funciona bien el sistema, Tesla no reemplazará la citada eMMC. Tampoco están cubiertas en este programa de ampliación de garantía otras piezas que no sean la eMMC de 8 GB. Los Model S y Model X fabricados durante y después de marzo de 2018 no están equipados con dicha memoria y, a priori, sus propietarios no deberían preocuparse.

Conversaciones: