Híbridos y Eléctricos

SIN ACCESO A LA RED DE SUPERCARGADORES

Tesla vuelve a prohibir la recarga a los propietarios de modelos siniestrados

Ni una semana han podido acceder a los supercargadores los clientes de modelos de Tesla recuperados. La empresa da marcha atrás y decido volver a restringir sus maniobras.

Tesla elimna Supercargadores gratuitos
Tesla elimna Supercargadores gratuitos

Hace apenas unos días corría por las redes una noticia muy esperada: los propietarios de modelos de Tesla recuperados volvían a tener acceso a la red de Supercargadores de la empresa californiana. Una alegría inmensa que no ha durado mucho ya que Tesla ha decidido volver a caparles la conexión. Una maniobra que no se entiende nada en absoluto.

Tesla siempre ha defendido que su idea es la de hacer este mundo un lugar más sostenible. La movilidad eléctrica es pilar fundamental de ese futuro y, por lo tanto, implementar el parque de vehículos eléctricos es una prioridad. Sin embargo, cuando las cosas no salen como ellos quieren esos objetivos parecen desvanecerse como el azúcar en el café.

Un coche recuperado es un coche que ha sido salvado de las garras del desguace. Vehículos dañados que bajo manos expertas son recuperados para devolverlos a la circulación. Hasta aquí todo bien y normal. Más Tesla sobre el asfalto, más coches eléctricos en el mundo, un avance en el objetivo de la marca. Pero no.

tesla-model-x-supercargador

Tesla Model X en un puesto de carga tipo Wallbox.

El año pasado la marca decidió cortar por lo sano y negar el acceso a su red de Supercargadores a estos vehículos. Tesla alegó que era por motivos de seguridad, algo completamente lógico y razonable. Sin embargo, no dio indicaciones a esos clientes de cómo poder validar la recuperación de sus vehículos. En ningún momento Tesla dio la opción de certificar la seguridad de esos vehículos, ni pagando, y tomó una drástica solución sin comunicarlo a nadie.

La semana pasada parece que la compañía había dado un paso atrás y había decidido dar acceso a la red de Supercargadores. Los primeros clientes informaban sobre ello y las redes pronto se inundaron de conductores contentos por el cambio de mentalidad. Pero tan pronto como llegó, se fue. Días después esos mismos clientes vuelven a reportar la inaccesibilidad a la red, y desde Tesla nadie se ha pronunciado para dar una explicación.

Obviamente las razones de seguridad son del todo comprensibles. La empresa tiene que certificar que esos coches recuperados cumplen con las normas mínimas para poder circular y cargar. Pero el tomar acciones unilaterales sin informar a los posibles clientes perjudicados no resulta una estrategia políticamente correcta. No sabemos cómo va a evolucionar el problema, pero lo que sí sabemos es que los propietarios de coches recuperados ya no tienen los mismos derechos. Igual la semana que viene la situación vuelve a cambiar.

Conversaciones: