Híbridos y Eléctricos

ASÍ SERÁ EL PRIMER TOYOTA A HIDRÓGENO; SE FABRICARÁ EN 2014

Toyota lleva la pila de hidrógeno a producción

Después del éxito cosechado en el sector híbrido, la japonesa apuesta por la producción de un novedoso modelo a pila de hidrógeno.

La simbiosis perfecta ente Toyota y las energías alternativas es indudable, y los grandes resultados que ha cosechado la constructora en los últimos años acreditan lo acertado de sus decisiones previas en cuanto a la movilidad del futuro. Una vez más, la constructora japonesa pretende anticiparse al resto de compañías con un movimiento estratégico que acerca la pila de combustible todavía más a los concesionarios: Toyota tendrá su primer coche a hidrógeno el próximo año 2014.

La pila de hidrógeno parece ser el "combustible" perfecto para la propulsión del automóvil: genera electricidad a cambio de emitir indefenso vapor de agua, algo que hace veinte años solo podíamos imaginar en las películas y que ahora está a punto de convertirse en una realidad cotidiana. Este sistema que parece ideal ahora podría estar más próximo a los concesionarios que nunca, pues Toyota, que ya introdujo el Toyota FCV-R Concept en la edición de 2011, planea presentar un nuevo vehículo a pila de hidrógeno en el próximo Salón de Tokyo 2013 del mes de noviembre.

Y si algo funciona, ¿porqué cambiarlo? El nuevo Toyota con pila de hidrógeno dará continuidad al formato de coche compacto multipropósito que se introdujo mediante el Prius, ese híbrido que hoy en día todos los taxistas de tu ciudad conducen y que en los noventa desembarcó desafiando a millones de escépticos. En este sentido, será similar en tamaño y proporciones al MPV-C, aunque no se descarta el formato sedán que se introdujo con el concept car. De cualquier modo, por el momento solamente se ha hablado de disponibilidad en los Estados Unidos, aunque el objetivo de la fabricante está en globalizar el producto a medida que se vaya aceptando en los mercados más favorables a su llegada.

El nuevo Toyota a hidrógeno, del cual todavía se desconoce el nombre o si acabará formando parte de la familia Prius, podrá desembarcar en el mercado norteamericano en poco más de un año: con la entrega de las primeras unidades programada para finales de 2014, se comercializaría como modelo de 2015, una estrategia comercial habitual en los EEUU.

La japonesa ha revelado que tendrá un precio "similar al de un BMW de media gama o un Tesla Model S", lo que sitúa la etiqueta alrededor de los 50.000 dólares. Esta considerable cifra acercaría al modelo a la marca Lexus, la filial amiga de los híbridos destinada a los coches de lujo. Por último, se ha revelado que su autonomía ascendería a 300 millas, unos nada despreciables 483 kilómetros, mucho más allá de lo que puede llegar un eléctrico de producción en la actualidad.

 

 

Conversaciones: