Híbridos y Eléctricos

HASTA 30.000 EUROS DE MULTA

La Unión Europea endurece multas y controles para evitar un nuevo 'dieselgate'

En Bruselas, la Comisión, el Parlamento y el Consejo Europeo han acordado multas de hasta 30.000 euros por cada vehículo en circulación que no cumpla con la normativa comunitaria en materia de emisiones.

Multas de hasta 30.000 euros por cada vehículo que no cumpla la normativa.
Multas de hasta 30.000 euros por cada vehículo que no cumpla la normativa.

La Comisión Europea, juntamente con el Parlamento y el Consejo europeos han llegado a un acuerdo político. Dicho acuerdo prevé elevar el nivel de calidad y la independencia de las pruebas de homologación de los vehículos, aumentando también los controles sobre los automóviles que ya están en circulación en la Unión Europea. De este convenio han salido una serie de medidas, entre las cuales destaca la multa de hasta 30.000 euros por cada vehículo que no cumpla con la normativa europea.

Los estados miembros deberán realizar controles puntuales con regularidad de los vehículos que ya están en circulación, poniendo a disposición pública los resultados. Los gobiernos nacionales también podrán adoptar "medidas inmediatas" sin tener que esperar a que actúe la autoridad que emitió la homologación del automóvil. Además, el acuerdo, aún sujeto a la aprobación formal del Parlamento Europeo y del Consejo, señala que el Gobierno comunitario podrá llevar a cabo verificaciones de mercado de forma independiente a los estados miembro, con la posibilidad de retirar los vehículos que no cumplan con las normas de homologación en toda la Unión Europea.

Asimismo, la Comisión Europea tendrá la facultad de imponer sanciones administrativas de hasta 30.000 euros a los fabricantes o a los servicios de inspección por cada vehículo que no cumpla con la normativa europea. La Comisión dirigirá, a su vez, un nuevo foro de aplicación para la transparencia total en casos de incumplimiento y para una mejor coordinación de las actividades de vigilancia del mercado por parte de los países que componen la Unión Europea. Esta regulación mantiene el veto actual a los dispositivos que detectan que el vehículo está siendo objeto de pruebas de laboratorio. Además, en el futuro, los fabricantes de vehículos deberán ofrecer acceso a los protocolos del software de los automóviles.

Elzbieta Bienkowska, comisaria europea de Mercado Interno, Industria, Emprendedores y Pymes, ha asegurado que, en el futuro, la Comisión podrá realizar inspecciones en los vehículos, así como impulsar llamadas a revisión e imponer multas de hasta 30.000 euros por coche cuando se vulnere la normativa. “El dieselgate ha revelado la debilidad de nuestra regulación y de nuestro sistema de vigilancia de mercado. Sabemos que muchos fabricantes de coches estuvieron engañando y que otros se beneficiaron de los vacíos legales”, ha concluido.

Conversaciones: