MÁS AMPLIO Y CON CUATRO PUERTAS

El Volkswagen Beetle podría renacer como coche eléctrico

Un nuevo y revolucionario Volkswagen Beetle eléctrico podría devolver el mítico modelo a las fábricas de la marca alemana.

Posible aspecto del Volkswagen Beete eléctrico de cuatro puertas. (Render: Autocar)
Posible aspecto del Volkswagen Beete eléctrico de cuatro puertas. (Render: Autocar)

Volkswagen estaría considerando la posibilidad de reinventar por tercera vez el clásico Beetle a través de un nuevo coche eléctrico. El modelo, que volvió a los concesionarios en 1997 como el New Beetle, está cerca de finalizar su última andadura después de que en marzo Volkswagen anunciase que la tercera generación, en venta desde 2011, no recibiría reemplazo una vez se finalice su producción en 2019. De hecho, en algunos mercados ya se ha dejado de ofrecer, mientras que en la web de Volkswagen España únicamente aparece la versión Cabriolet.

Pero el Beetle se resiste a desaparecer. Haciendo buena una vez más la teoría de la evolución y la selección natural de Darwin, el “escarabajo” podría prescindir de su carrocería de dos puertas para convertirse en un eléctrico de cuatro puertas que se reencontraría con la propulsión desde el eje trasero, como el modelo original de 1945, pero esta vez sin emisiones. Para facilitar esta transición, según Autocar, Volkswagen emplearía una vez más la plataforma modular eléctrica MEB, la cual permitirá, gracias a su flexibilidad, desarrollar una gama completa de vehículos eléctricos de todos los tamaños al menor coste posible.

La estrategia de Volkswagen para reinventarse pasa por lanzar una serie de modelos “emocionales”, según declaró el máximo responsable del grupo VAG y de la marca Volkswagen, Herbert Diess, y lo hará a través de la electrificación. El primer modelo en retomar la vía “emocional” será el I.D. Buzz, con 2022 como fecha de lanzamiento y recuperando la esencia de la mítica furgoneta Tipo 2, conocida como Combi o Transporter. Tanto la furgoneta eléctrica como su precursor, el hatchback I.D. que saldrá al mercado a finales de 2019 con el hipotético nombre de Neo, estarán basados en la ya famosa arquitectura MEB, la misma que podría habilitar también el Beetle eléctrico.

Pero todavía queda mucho camino por recorrer. El jefe de diseño de la marca, Klaus Bischoff, asegura que “la prioridad serán los coches de gran volumen” antes de focalizar los esfuerzos en un vehículo enfocado a un público tan específico, como es el Beetle eléctrico. “Nuestro deber es conseguir sacar adelante los modelos de gran volumen, y después podremos movernos hacia modelos más exóticos y excitantes”, afirmó. Respecto a la posibilidad de que Volkswagen lance un Beetle de cero emisiones propulsado a batería, Bischoff dijo que la plataforma MEB podría permitir mejorar el espacio y el confort que ofrece el modelo “para hacerlo apetitoso a un público más grande”.

Bischoff asegura que en Volkswagen ya han realizado algunos bocetos de cómo sería el Beetle eléctrico si se diseñase sobre la plataforma MEB de la familia I.D., aunque para tomar una decisión de ese calibre se requerirá que pasen dos o tres años más. A pesar de que el Beetle EV compartiría segmento con el más pequeño de la familia I.D., Bischoff asegura que “en Volkswagen siempre ha habido lugar para dos, o incluso tres modelos” en el mismo segmento. Por su parte Diess también dijo la suya acerca de un hipotético Beetle elécrico, asegurando que sería “mucho mejor que el modelo actual y más fiel a la historia, recuperando la tracción trasera” que tuvo en sus orígenes.

Conversaciones: