Híbridos y Eléctricos

A CONSECUENCIA DEL 'DIÉSELGATE'

Volkswagen instalará 2.800 puntos de carga para coches eléctricos en EE.UU.

Volkswagen instalará 2.800 puntos de carga para coches eléctricos en 17 de las ciudades más grandes de los Estados Unidos.

Volkswagen instalará 2.800 puntos de carga para coches eléctricos en EE.UU.
Volkswagen instalará 2.800 puntos de carga para coches eléctricos en EE.UU.

La división americana de Volkswagen anunció el pasado lunes que planea instalar 2.800 estaciones de carga para vehículos eléctricos en 17 de las ciudades más grandes de los Estados Unidos. El proyecto pretende finalizar la instalación de la infraestructura en junio de 2019. 

Las estaciones se construirán en 500 localizaciones diferentes a lo largo del país, de las cuales el 75 por ciento estarán ubicadas en centros de trabajo, mientras que el resto se situarán en viviendas multifamiliares como bloques de pisos.

“Uno de los mayores impedimentos para la adopción de vehículos eléctricos en el mercado de masas es el acceso a los cargadores”, señaló Mark McNabb, CEO de la división de Volkswagen en América, en un comunicado. Volkswagen ha optado por las compañías SemaConnect, EV Connect y Greenlots para la instalación de esas plataformas.

Con el aumento de la infraestructura de carga, la industria automotriz podría superar uno de los mayores problemas a la hora de captar clientes que apuesten por los vehículos eléctricos. Así, grandes fabricantes norteamericanos como General Motors y Ford ya han anunciado planes para lanzar gamas enteras de vehículos eléctricos en los próximos años.

“Todavía no ha habido un impulso significativo para aumentar la cantidad de estaciones de carga”, declaró a Reuters Scott Fisher, vicepresidente de desarrollo de mercados en Greenlots. “Esta es una oportunidad sin precedentes para ayudar a crear la infraestructura de vehículos eléctricos que necesitamos en los Estados Unidos”.

Consecuencias del 'diéselgate'

Volkswagen se comprometió a invertir 800 millones de dólares en California y un total de 2.000 millones a nivel nacional en infraestructura de vehículos "verdes” como parte del acuerdo al que llegaron con el gobierno de Estados Unidos tras confesar que hicieron trampa con las emisiones.

El escándalo le ha costado hasta el momento al fabricante alemán unos 30.000 millones de dólares. El último señalado ha sido Oliver Schmidt, ejecutivo de VW en Estados Unidos, condenado a principios de diciembre a siete años de prisión por su participación en el diéselgate.

Para evitar que se vuelva a repetir un escándalo de falsificación de emisiones como el ocurrido, la Unión Europea endurecerá las multas y los controles a los motores de combustión, con multas de hasta 30.000 euros por vehículo y controles sorpresa.

 

Conversaciones: