Híbridos y Eléctricos

EN ESLOVAQUIA

Volvo construirá una nueva fábrica para coches eléctricos en el este de Europa

La compañía sueca ha hecho público su nuevo proyecto para construir una factoría asentada en Košice, Eslovaquia, la cual se dedicará exclusivamente a la fabricación de coches eléctricos. 

Volvo abrirá una nueva factoría para coches eléctricos en Eslovaquia
Volvo abrirá una nueva factoría para coches eléctricos en Eslovaquia

Volvo ha iniciado los trámites pertinentes para construir la que será su tercera fábrica de coches en Europa. Esta irá destinada íntegramente al aumento de la producción de nuevos modelos eléctricos y se unirá a las plantas ya existentes en Torslanda y Gante (Suecia y Bélgica, respectivamente). Muchas compañías tradicionales están incrementando sus inversiones sobre la futura gama eléctrica que está por llegar, invirtiendo elevados montantes económicos tanto en la fabricación de estos como de sus componentes, con vistas a hacer frente a la alta demanda que tendrán estos vehículos para finales de década

La firma sueca se encamina a abandonar toda su flota de modelos con mecánica térmica para finales de esta década, alcanzando presumiblemente un abanico de modelos totalmente eléctrico para el año 2030. Por otra parte, para el año 2040, los planes de la marca hablan de ser una compañía neutra en emisiones de carbono, algo que esperan lograr no solo dotando a los clientes de una gama de modelos enteramente eléctrica, sino también a través del uso de energías limpias y renovables para sus plantas de fabricación, así como para sus proveedores. 

La nueva factoría de Volvo se asentará en Eslovaquia, según ha anunciado la propia marca hace escasas horas. En este emplazamiento se fabricarán única y exclusivamente modelos eléctricos, pues se espera que su puesta a punto se dé por concluida para los últimos años de esta década. «La expansión en Europa, nuestra región de ventas más grande, es crucial para nuestro cambio hacia la electrificación y el crecimiento continuo», ha asegurado Jim Rowan, presidente ejecutivo de la compañía. 

Para su construcción y puesta a punto operativa se invertirán un total de 1.200 millones de euros. Los primeros proyectos sobre esta nueva fábrica de coches eléctricos asentada en Košice, al este de Eslovaquia, estiman una producción anual de hasta 250.000 vehículos. Esto generará miles de puestos de trabajo directos e indirectos (la marca estima que alrededor de 3.300) a través de algunas empresas proveedoras que también se asentarán en las inmediaciones de la planta de Volvo. El mismo proyecto contempla guardar terrenos colindantes en los que poder realizar expansiones de la fábrica en caso de que se precise una mayor producción de vehículos eléctricos en el futuro.

Actualmente la producción anual de Volvo Cars ronda las 700.000 unidades anuales gracias a sus dos plantas operativas, la de Suecia y la de Bélgica. En el último año el 27% de la producción fueron vehículos eléctricos o híbridos enchufables. Los planes a futuro de Volvo hablan de una estimación de ventas anuales de hasta 1,2 millones de vehículos a partir del 2025. Paralelamente, la marca sueca espera alcanzar una reducción sistemática en las emisiones de sus modelos comercializados sobre Europa, Estados Unidos y Asia. 

Conversaciones: