Híbridos y Eléctricos

PILAS DE COMBUSTIBLE

Vídeo: alza el vuelo el avión más grande del mundo alimentado con hidrógeno

La compañía británica ZeroAvia ha volado con éxito el avión más grande del mundo alimentado por hidrógeno. Es un paso más hacia el inicio de los primeros vuelos comerciales con esta tecnología en 2025.

ZeroAvia successfully carries out the first flight test of its Dornier 228 19-seat testbed in Gloucestershire, UK, marking a pivotal milestone in ZeroAvia’s HyFlyer II program.
El avión de hidrógeno de ZeroAvia está basado en un Dornier 228 de 19 pasajeros.

La aviación sin emisiones que propone ZeroAvia ha dado un nuevo paso adelante con el vuelo del avión alimentado por hidrógeno más grande del mundo.

La compañía ZeroAvia ha llevado a cabo con éxito su primer vuelo de un avión propulsado por hidrógeno, un vuelo que ya forma parte de la historia, pues se trata del avión más grande del mundo que ha conseguido volar alimentándose únicamente de hidrógeno.

La compañía británica se alzó a los cielos con un Dornier 228 modificado, un avión bimotor equipado en este caso con un propulsor eléctrico en el ala izquierda del avión que se mueve gracias a la energía suministrada por dos pilas de combustible. 

El avión montaba en su ala izquierda el motor eléctrico más grande probado hasta la fecha por ZeroAvia. Al otro lado, en el ala derecha, montaba un motor Honeywell TPE-331 (el motor que lleva el avión originalmente). En esta configuración de prueba, el propulsor eléctrico de hidrógeno consta de dos pilas de celdas de combustible, además de baterías de iones de litio que brindan mayor potencia máxima durante el despegue y agregan redundancia adicional para mayor seguridad.

En esta configuración de pruebas, los tanques de hidrógeno y las dos celdas de combustible se alojaron dentro de la cabina. En una configuración comercial, se usaría almacenamiento externo y, lógicamente, se reubicarán estos elementos para poder instalar los asientos correspondientes a los pasajeros.

El vuelo tuvo lugar desde las instalaciones de la empresa en el aeropuerto de Cotswold en Gloucestershire, Reino Unido, y duró 10 minutos. A las 13:35 GMT de la tarde, la aeronave completó el rodaje hasta la pista, el despegue, un circuito completo y el aterrizaje. El vuelo forma parte del proyecto HyFlyer II, un programa de I+D respaldado por fondos del gobierno del Reino Unido, cuyo objetivo es el desarrollo de un sistema de propulsión de 600 kW para aviones de 9 a 19 asientos. Este es el paso previo antes de desarrollar aviones de mayor fuselaje y hasta 90 pasajeros.

Tras superar con éxito este primer vuelo, el siguiente paso es lograr la certificación para ofrecer rutas comerciales utilizando esta tecnología en el año 2025. El Dornier 228 realizará una serie de vuelos de prueba desde Kemble y vuelos de demostración posteriores desde otros aeropuertos. La compañía realizó su primer vuelo con un avión de hidrógeno hace ahora casi exactamente dos años, con un avión Piper Malibu de seis asientos y un propulsor eléctrico de hidrógeno de 250 kW de potencia. Sin embargo, el programa que ya tiene en marcha ZeroAvia contempla propulsores entre 2 y 5 MW de potencia, un aumento necesario para propulsar aviones de fuselaje estrecho y hasta 90 pasajeros durante la próxima década.

La hoja de ruta de ZeroAvia prevé iniciar los primeros vuelos comerciales en 2025 con aviones de entre 9-19 pasajeros y una autonomía de unos 500 kilómetros. Para 2026 esperan dar el salto hacia aviones con 1.800 km de alcance y una capacidad de entre 40 y 80 pasajeros. Para el año 2030, el objetivo es tener listo un propulsor de hidrógeno para aviones de hasta 200 pasajeros y un alcance de unos 3.700 kilómetros.

Según las estimaciones de ZeroAvia, los propulsores eléctricos con pila de combustible tienen un 90% menos emisiones a lo largo de su vida útil en comparación con las turbinas tradicionales y unos costes operativos un 60% inferiores en comparación con aviones turbohélice con la misma carga útil.

Conversaciones: