Híbridos y Eléctricos

DISCRETO Y DE FÁCIL MONTAJE

Con este kit sin cables tu bicicleta pasa a ser eléctrica con tan sólo 15 minutos de trabajo

Los kit de conversión son la manera mas económica de acceder a las ventajas del pedaleo asistido, y el de Vekkit además promete un fácil y rápido proceso para hacer de tu bicicleta una eléctrica.

Kit de conversión de Vekkit.
Kit de conversión de Vekkit.

Los kit de conversión para hacer de una bicicleta convencional una bicicleta eléctrica son actualmente la manera mas económica de poder acceder a las ventajas del pedaleo asistido, y el kit que ha diseñado Vekkit es el último en lanzarse al mercado.

No es el primer kit de conversión del que nos hacemos eco, así como tampoco es el más económico, pero alguno de los que nos hemos hecho eco antes han tenido lugar a través de campañas de microfinanciación cuya disponibilidad era muy limitada, mientras que otros como el kit de conversión de Bafang, que se puede adquirir a través de Amazon, se antojan relativamente complicados de instalar.

No es el caso del kit de Vekkit, pues sus diseñadores dicen que se puede instalar en tan sólo 15 minutos de trabajo con herramientas básicas. Al contrario de muchos otros kits, el de Vekkit apuesta por montar el motor en el buje de la rueda delantera, en lugar de la trasera o en el eje del pedalier, siendo esta su principal ventaja a la hora de instalarlo.

El kit trae consigo, además, un reducido número de componentes, ya que tan sólo consta la rueda delantera con motor de tipo wheel-hub, una bolsa de tela donde se introduce la batería, un sensor de pedaleo inalámbrico y un mando a distancia en el manillar. Una aplicación de para teléfonos móviles, además, le permite acceder a la configuración del sistema y visualizar datos relativos al sistema eléctrico y la conducción como la velocidad, la potencia que se usa en cada momento, verificar el estado de la carga de la batería y demás estadísticas de conducción.

vekkit 2

Sensor de pedaleo y selector de nivel de asistencia del kit de Vekkit

Es precisamente el reducido número de componentes lo que propicia que el tiempo de montaje sea a apenas de 15 minutos una vez nos hemos puesto a trabajar sobre nuestra vieja bicicleta, y además el hecho de no gozar de cables no hace más que acelerar el proceso. En la web de Vekkit se ha de especificar, antes de formalizar el pedido del kit, el tamaño de las ruedas de nuestra bicicleta (es válido de 26 a 29 pulgadas) así como el color de la bolsa donde de coloca la batería.

El motor eléctrico rinde los máximos 250 W de potencia que permite la normativa europea, y se alimenta de la mencionada batería que tiene una capacidad de 180 Wh en su tamaño estándar. De manera opcional se puede optar a una de mayor capacidad, de 360 Wh, pero también aumentaremos el peso del kit en 800 gramos. Con la primera opción no debería haber mayor problema en recorrer una distancia de entre 20 y 30 kilómetros con una sola carga si no se abusa demasiado del pedaleo asistido, mientras que con el paquete de mayor tamaño se puede doblar esta distancia.

La bolsa de la batería se puede montar tanto en el soporte del sillín como en el manillar, y también goza de una toma de tipo USB para poder cargar elementos como nuestro teléfono u cualquier otro dispositivo. El único cable de todo el kit es el que sale de la propia batería para alimentar el motor eléctrico, ya que tanto sensor de pedaleo como el selector de asistencia son inalámbricos. 

El precio del kit, según la web de Vekkit, parte de 670 euros en su configuración de menor batería y corte más simple, y para España en particular se ha de sumar un envío cuyo coste es de 29 euros. Un precio de primeras, tal vez, alto, pero teniendo en cuenta la simplicidad del mismo y la facilidad de montaje que promete, queda en parte justificado.

Conversaciones: