Híbridos y Eléctricos

TODO UN MUNDO ELÉCTRICO POR DESCUBRIR

La bicicleta eléctrica

Actualmente en España estamos viviendo una auténtica revolución y ciudades como Madrid, Vitoria, Barcelona, Sevilla, San Sebastián o Valencia están haciendo grandes inversiones y promoción de la bicicleta eléctrica como medio de transporte personal. Un nuevo concepto rápido, seguro, eficiente, saludable y agradable de utilizar.

Aunque a muchos nos gusta ir en bicicleta, no todos podemos por temas de salud, edad o simplemente comodidad, por esto nacen las bicicletas eléctricas, bicicletas con batería y motor eléctrico que nos ayudan a ganar calidad de vida.

Las bicicletas eléctricas en poco tiempo se han puesto de moda y hemos de tener en cuenta que una bicicleta eléctrica de calidad no puede ser barata. A la hora de comprar una bicicleta eléctrica hay que tener en cuenta: el peso, el tipo de batería y sobretodo el servicio post-venta, ya que la mayoría de las averías en la bicicletas eléctricas no son de carácter mecánico. También es muy importante conocer los ciclos de carga dura la batería, lo que puede costar el recambio, etc ...

Vamos a intentar aclarar todos estos términos.

 

TIPOS DE BICICLETAS ELÉCTRICAS

Partimos del concepto de que una bicicleta eléctrica es simplemente una bicicleta a la que se le ha acoplado un motor eléctrico para ayudar en el avance de la misma y cuya autonomía puede alcanzar los 50 km. 

Existen dos tipos: los que funcionan con un acelerador, que pasan a ser considerados ciclomotores eléctricos y se requiere carnet y seguro para circular con ellas, y los que disponen de pedaleo asistido, cuya potencia máxima es de 250W y la asistencia se aplica circulando por debajo de los 25 km/h.

Las del primer tipo, permiten activar el motor eléctrico independientemente del pedaleo, lo que facilita el arranque, mientras que las del segundo tipo, se activa el motor cuando se detecta actividad en el pedaleo

De este segundo tipo existen dos sistemas:

  • Con sensor de par.
  • Con sensor de movimiento con regulador.

Sistema con sensor de par

El sensor de par es capaz de medir la fuerzas que hacemos sobre los pedales y así aplica la ayuda necesaria de una forma proporcional. Este sistema tiene el inconveniente de que para lograr una asistencia “contundente” se necesita un pedaleo igual de “contundente”; además, las reparaciones son complicadas y por lo tanto, costosas, lo que hace que este sistema no sea el habitual.

Sistema con sensor de movimiento con regulador

Este es el sistema más habitual que podemos encontrar en el mercado. Un sensor en los pedales es el encargado de activar el controlador que nos proporcionará la asistencia progresiva necesaria para circular cómodamente. El usuario puede controlar el nivel de asistencia a través de un interruptor o acelerador, o incluso mediante un display.

 

PARTES DE LA BICICLETA ELÉCTRICA

La bicicleta eléctrica está formada por los siguientes componentes:

  • La parte “ciclo”.
  • La batería.
  • El controlador de potencia.
  • El motor eléctrico.
  • El sensor de pedaleo y el acelerador.
  • El sistema de control.

La parte ciclo

Como su propio nombre indica, es la parte de bicicleta normal.

La batería, su mantenimiento y la autonomía

Definición y tipos

Las baterías son las encargadas de almacenar la energía que se necesitará para el arranque o para la asistencia a la hora de pedalear.

Tres son los tipos de baterías más comunes: las de plomo, las de níquel y las de litio.

  • Baterías de plomo: Este tipo de baterías con muy pesadas aunque también son muy económicas y fiables. Siguen siendo muy populares pero debido a su peso, se siguen utilizando en  Scooters eléctricos, pero ya no en bicicletas. Su vida útil es de dos años o unos 500 ciclos de carga.
  • Baterías de Níquel e Hidruro Metálico (Ni-Mh): Este tipo de baterías ha quedado eclipsado por las de Litio, ya que eran demasiado delicadas y requerían una descarga/carga completa y controlada cada cierto tiempo. Además de que tenían efecto memoria.
  • Baterías de Litio:  Son las baterías más ecológicas de estos tres tipos y, además, son pequeñas, ligeras y sin efecto memoria, lo que las hace perfectas para el uso en bicicletas. 

Mantenimiento de la batería

Los fabricante recomiendan no dejar la batería totalmente descargada y cargarla después de cada uso. Si va a estar parada un periodo de tiempo largo, es recomendable cargarla cada dos meses y mantenerla a un nivel de media carga si queremos mantener su vida original.

El tiempo de recarga puede oscilar entre las 5 y las 6 horas y se recomienda no dejarlas conectadas a la red eléctrica más de 8 horas seguidas, aunque la mayoría de los cargadores son inteligentes.

Autonomía y velocidad

La autonomía de las bicicletas eléctricas depende de muchos factores, entre ellos, el diámetro y la eficiencia de las ruedas, el terreno por el que pedaleamos, el peso del propio ciclista y el funcionamiento general del sistema.

Podríamos generalizar la siguiente tabla para las bicicletas de gama media-alta y utilizando baterías de litio, que ya comentamos que son las más extendidas con las bicicletas eléctricas:

  • Sistemas de 36 voltios y 7 amperios con los que podremos circular entre 30 y 40 kilómetros con una sola carga completa de la batería.
  • Sistemas de 36 voltios y 10 amperios, que nos permitirá circular entre 45 y 60 kilómetros con una sola carga completa de la batería.

Vemos que la potencia del motor se mide en Vatios y la capacidad de la batería en Voltios y Amperios, de esta forma, con más vatios tendremos más potencia en el motor y con más voltios y amperios, conseguiremos más autonomía. Datos importantísimos a la hora de elegir qué bicicleta eléctrica comprarnos.

El controlador de potencia

Cerebro de todo el sistema, es el encargado de enviar la energía al motor y lo alimenta por medio de impulsos eléctricos

La forma que tiene (para que podamos localizarlo visualmente) es una cajita de pequeñas dimensiones de donde salen cables hacia el motor, a la batería, al sensor del pedaleo o al acelerador. 

Hoy en día los controladores más avanzados disponen de un sistema “anti-derrape” que evita que la rueda gire bruscamente al avanzar la marcha. Otros controladores incorporan la frenada regenerativa que aprovecha la inercia al frenar o en las bajadas para recargar la batería. Es un sistema complejo que se activa al usar la maneta de freno, haciendo que el motor “retenga”.  Es un sistema poco usado y parecer que es más efectivo dejar la biccleta “costear” libremente en las bajadas que frenarlas.

El motor eléctrico

El motor eléctrico es el encargado de convertir la energía eléctrica en movimiento.

La potencia, como comentábamos, viene dada por el controlador. Casi todos los motores que se comercializan tienen una potencia nominal de unos 250 vatios y una potencia máxima continuada de entre 300 y 350 vatios. La ley indica que la potencia nominal no supere los 250 vatios, pero los picos que puede dar el controlador pueden ser incluso del sobre de la potencia nominal durante el arranque, subida, etc…

Tipos de motores

Existen dos tipos de motores, dependiendo de si llevan o no escobillas. En los del tipo “Brush”, las escobillas se utilizan para alimentar las bobinas pero éstas se acaban deteriorando sobre los 20.000 kilómetros, durabilidad superior, por ejemplo, a los rodamientos.

Los motores sin escobillas, denominados “Brushless”, son más modernos que los descritos anteriormente. Además, no incorporan piezas de contacto y llegan a ser más eficientes.

Otro factor en la construcción de una bicicleta eléctrica es el tipo de transmisión, que se subdivide a su vez, en dos tipos:

  • Motor instalado en el eje del pedalier: Marcas como Panasonic o Yamaha construyen estos sistemas de probada fiabilidad, y cuyas ventajas son que asisten desde el primer momento, tienen un uso muy intuitivo y que el motor hace de cambio ya que actúa en los pedales. Como inconveniente, destacamos que mecánicamente es un sistema complejo lo que encarece las reparaciones, y además, al ser un tipo de sistema “pequeño”, las prestaciones se quedan algo justas si queremos pedalear por terrenos montañosos.
  • Motor instalado en el buje de la rueda: Es el sistema más frecuente que podemos encontrar, facilita el montaje, la reparación y, por tanto, los costes de fabricación. Si está montado en la rueda delantera ofrece doble tracción y un mejor reparto del peso (delante/detrás), de esta manera hacen que la parte “ciclo” sea lo más estándar posible.

Sensores de pedaleo y acelerador

Conocidos como PAS, trabajan a 5 voltios y incorporan unos sensores tipo “hall” que detectan un campo magnético. Al pasar un imán cerca del sensor, éste da una señal de salida de entre 0 y 4 voltios que el controlador interpreta para dar potencia al motor.

Si la bicicleta está dotada de acelerador, lo normal es que tenga unas manetas de freno para que proporcionen corte al circuito y así evitar que se acelere y se frene al mismo tiempo.

Sistema de control

No todos los kits de motor eléctrico lo incluyen, pero el sistema de control, que puede ser por display o pantalla LCD nos permitirá seleccionar la asistencia al pedaleo de tal manera que el motor nos ayudará más o menos a nuestra voluntad.

 

INVERSIÓN Y GASTO

En el mercado existen actualmente infinidad de productos interesantes y asequibles para convertir tu bicicleta normal en una bicicleta eléctrica. A la hora de elegir nuestro kit eléctrico deberemos tener en cuenta las siguientes consideraciones prácticas, que son el peso de los componentes y sus disposición

Instalar un kit eléctrico no es complejo que incluso podríamos instalarlo nosotros mismos si disponemos de una mínima pericia para la reparación y el mantenimiento de bicicletas, pero existen multitud de empresas que ofrecen sus productos con la instalación incluída, así que esto nunca será un problema a la hora de tomar nuestra decisión.

¿Qué elementos incluye un kit eléctrico?

Básicamente los elementos que hemos definido a lo largo del artículo, es decir, un kit eléctrico para nuestra bicicleta incluirá: un motor eléctrico, un controlador de potencia, un sistema de aceleración o sensor de pedaleo (PAS), un sistema de control bien por display, bien por pantalla LCD y unas manetas de freno con corte de señal eléctrica.

¿Cuánto me costará pedalear “eléctricamente”?

El gasto en electricidad con este tipo de motores es de aproximadamente, 1 euro por cada 100 kilómetros, lo que contribuye a un ahorro en cuanto a combustibles de automóviles o motocicletas. 

 

CONSIDERACIONES LEGALES

La bicicleta eléctrica tiene la misma consideración legal que una bicicleta, no requiere seguro (aunque puedes solicitarlo voluntariamente en las federaciones de ciclismo), ni documentación, ni es necesario tener carnet de conducir.

En España, han de cumplir los siguientes requisitos:

  • Máxima potencia nominal de 250 vatios.
  • Velocidad máxima de 25 km/h.
  • La activación del motor únicamente es mientras se pedalea.
  • Se ha de disponer de dos frenos y reflectantes.
  • Los kits eléctricos han de estar autorizados para sus distribución por el Ministerio de Industria.
  • Y según el último informe sobre el cambio de normativa de la DGT, será obligatorio el uso del casco incluso en ciudad.

Como vemos, y al igual que ya pasa con los coches eléctricos y las motos eléctricas, el mundo de las bicicletas eléctricas y de la movilidad unipersonal, está formando ya parte de nuestras vidas y en el Portal HíbridosyEléctricos queremos formar parte de este mundo. En este sentido, os iremos ofreciendo en siguientes artículos, todas las novedades referente a este sector, abarcando fabricantes, modelos, tipos y distribuidores.

¡Hay todo un mundo por descubrir!

 

Conversaciones: