Híbridos y Eléctricos

PEDALEO NATURAL

El motor de buje de Vinka para bicicletas electricas ajusta automáticamente el nivel de asistencia

El nuevo sistema de accionamiento de Vinka para bicicletas eléctricas incluye un motor de buje Auto VA+ combinado con un sensor de par, lo que ofrece una sensación de pedaleo más natural.

Vinka Auto VA+ accionamiento automatico bicicletas electricas
El sistema Vinka Auto VA+ incluye un motor Vinka RH60 muy compacto, un sensor de par TS20 montado en un soporte, una sencilla pantalla de control DC31 y una batería integrada en el tubo diagonal.

El fabricante japonés Vinka presentó durante la pasada feria Eurobike 2021 su último sistema de accionamiento para incorporarlo en el buje de la rueda trasera de una bicicleta eléctrica. El Auto VA+ puede implementarse en una amplia gama de modelos de, incluidos los de tipo urbano, en los que es posible obtener el mejor provecho a su sistema de asistencia automática. El sistema funciona combinado con un sensor de par lo que garantiza una rápida respuesta del motor ante las demanda de asistencia del ciclista.

Vinka es un conocido fabricante de accionamientos de diferente tipo para bicicletas eléctricas. En sus sistemas no solo incluye el motor, también añade los sensores y las pantallas de control. Además de los que se montan en posición central, en el buje del pedalier, también ha desarrollado el nuevo sistema de accionamiento Auto VA+, que resulta ser más económico a la hora de que los fabricantes lo implementen en sus modelos, puesto que no necesita una configuración especial del cuadro en la zona del pedalier.

El sistema incluye un motor Vinka RH60 muy compacto, un sensor de par TS20 montado en un soporte, una sencilla pantalla de control DC31 y una batería integrada en el tubo diagonal. Todo ello va acompañado de la aplicación Vinka Life para la gestión de la configuración. El motor Vinka RH60 tiene un peso total de 1,7 kilogramos y cuenta con la certificación IP 65 (hermético al polvo y protegido contra el agua proyectada). Ofrece una potencia de 250 W, lo que permite que la bicicleta en la que se implemente cumpla con los requisitos europeos que se exigen para un vehículo EPAC, que no precisa de seguro ni matriculación. Es capaz de generar un par de salida de 30 Nm. Al combinarlo con el sensor de par Vinka TS20 montado en el soporte inferior se crea un sistema de asistencia automático.

Esta es precisamente su característica clave ya que es capaz de reconocer las necesidades de asistencia del ciclista y aumentar o disminuir automáticamente la potencia del motor, para proporcionar una sensación de pedaleo más natural. Los habituales sensores de cadencia precisan del giro de las bielas para detectar la necesidad de asistencia del ciclista.

Los distintos niveles de asistencia de los motores de bicicletas eléctricas se calculan como porcentajes del esfuerzo de pedaleo del ciclista. Cuanto más se pedalea, más asistencia se obtiene. Para establecer automáticamente el nivel de asistencia en muchas ocasiones se emplea un sensor de cadencia. Cuando se sube una pendiente y aumenta la cadencia, el nivel de asistencia se eleva. El problema de este tipo de sensor es que precisa de parte del giro de la biela para detectarlo. Al emplear un sensor de par que detecta la fuerza que este realiza sobre el pedal permite al sistema responder con mayor rapidez y se traduce en un pedaleo más natural. El sistema es capaz de pasar automáticamente del 40 % de asistencia al 100 % (o al 150 %) en función del par detectado. Todo el conjunto se alimenta de una batería integrada de la marca Phylion situada en el tubo diagonal de la bicicleta.

La aplicación Vinka Life, instalada en el móvil y desarrollada por el propio fabricante se conecta mediante Bluetooth con la pantalla DC31 de manera que permite el seguimiento de rutas empleando el GPS del móvil, la configuración del sistema y, además, funciona como un sistema antirrobo.

Conversaciones: