Híbridos y Eléctricos

BATERÍA DE GRAN CAPACIDAD

Optibike R22 Everest: una bicicleta eléctrica con autonomía suficiente para subir al Everest

La Optibike R22 Everest es una bicicleta eléctrica cuya enorme batería le confiere una gran autonomía eléctrica. Tanta que sus creadores aseguran que puede subir a la cima del Everest con una sola carga.

optibike-r22-everest
Optibike R22 Everest: una bicicleta eléctrica con autonomía suficiente para subir al Everest

Si la Optibike R22 Everest se pudiera comparar a un coche, sería un superdeportivo de prestaciones absurdas (pero envidiables) y al alcance de sólo unos pocos. La nueva bicicleta eléctrica de Optibike, uno de los fabricantes de e-bikes más veteranos de Estados Unidos, es un auténtico derroche de prestaciones; un modelo que sólo se fabrica bajo encargo y con un precio a la altura de su nombre.

Un nombre que viene acompañado de una afirmación rimbombante: dicen sus creadores que esta nueva bicicleta eléctrica es capaz de subir el Monte Everest con una sola carga de su batería «si hubiera una carretera». Quizá sea un reclamo comercial un tanto pretencioso, aunque lo cierto es que, dependiendo del punto de partida, otras bicicletas también podrían alcanzar la cima. De hecho, podrían hacerlo muchas si la lleva un sherpa en su espalda.

Bromas aparte, el fabricante asegura que la enorme batería de su nueva bici permite superar 7.300 metros de desnivel (24.000 pies) con una sola carga. Circulando en llano, con un ciclista de 72 kilos y a una velocidad de 24 km/h, la Optibike R22 Everest tiene 482 kilómetros de autonomía eléctrica en modo de asistencia al pedaleo. Una auténtica salvajada.

optibike-r22-everest-bateria
La batería de la Optibike R22 Everest tiene 3.260 Wh de capacidad

Esto es posible gracias a una batería enorme: la Optibike R22 Everest tiene una batería extraíble de iones de litio con 3,26 kWh de capacidad, que realmente son dos batería de 1,63 kWh cada una. Esto es entre 5 y 8 veces más capacidad que la mayoría de bicicletas eléctricas de montaña (e-MTB) disponibles actualmente en el mercado. La batería va acoplada (que no oculta) en el cuadro de la bici, fabricado en fibra de carbono, y puede funcionar con un solo paquete. En conjunto, las dos baterías pesan 16,3 kilos.

El motor eléctrico tampoco se queda corto en prestaciones. La R22 Everest equipa un motor PowerStorm integrado en el buje con 1.700 vatios de potencia continua y 2.500 vatios de potencia máxima, y con unos apabullantes 190 Nm de par motor. Sirva como referencia el siguiente ejemplo: una Harley-Davidson Fat Boy de 1.900 centímetros cúbicos tiene 155 Nm de par. La bici tiene 5 niveles de potencia (o modos de conducción) y una transmisión de 14 velocidades; en la marcha más alta, puede alcanzar 58 km/h de velocidad punta.

r22-everest-rear-shock
Cada unidad se fabricar a mano y por encargo

A su velocidad máxima, puede circular 88 kilómetros de manera continuada con una sola carga. Eso sí, en Europa no es legal alcanzar esa velocidad con asistencia eléctrica en vías públicas. La bicicleta cuenta con un acelerador en el puño, como si fuera una moto eléctrica, para aquellos que quieran prescindir por completo del pedaleo y que sea el motor eléctrico el encargado de avanzar. No podemos dejar de mencionar otros elementos clave para hacer rutas por la montaña como la horquilla delantera de doble corona, la suspensión trasera de 200 mm o los faros delanteros de 2700 lumen.

Todo este despliegue tiene un precio, y no precisamente bajo. La Optibike R22 Everest cuesta la friolera de 18.900 dólares (18.600 euros al cambio actual), casi 7 veces más cara que la e-mtb eléctrica de doble suspensión más barata de Decathlon y 15 veces más caras que la bicicleta eléctrica de montaña más asequible de Xiaomi. Con este precio, lo normal es que no salgan como churros: de hecho, cada R22 Everest se fabrica a mano y por encargo exclusivamente.

Conversaciones: