Híbridos y Eléctricos

MANTENIMIENTO

La lubricación de los coches eléctricos

El primer propósito de estos vehículos es respetar el medioambiente y para ello es transcendental que su lubricante o aceite sea lo más ecológico posible para perjudicar lo mínimo posible la naturaleza.

1
La lubricación de los coches eléctricos.

En pleno 2017 una gran parte de las personas que desea comprar un automóvil apuesta por uno eléctrico o híbrido. El futuro ya está aquí y dentro de pocos años todos los vehículos del parque serán de este tipo. Principalmente porque cumplen con las estrictas leyes del medio ambiente y poco a poco, su rendimiento va siendo igual de eficiente que el de los coches con motor a combustión.

Según los datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), sólo en el mes de agosto se matricularon 5.117 unidades de vehículos de bajas emisiones, lo que supone casi el doble de los matriculados en el mismo mes de 2016. En cuanto al acumulado del año, entre enero y agosto se matricularon un total de 40.826 vehículos eléctricos e híbridos, lo que supuso un crecimiento del 83,9%. De esta forma acumulan una cuota de mercado del 4,1% sobre el total del mercado español en los ocho primeros meses del año.

El primer propósito de estos vehículos es respetar el medioambiente y para ello es transcendental que su lubricante o aceite sea lo más ecológico posible para perjudicar lo mínimo posible la naturaleza. Los motores híbridos, por ejemplo, al tratarse de motores que priman por la eficiencia y la ecología, requieren de aceites que faciliten el ahorro de combustible y la reducción de emisiones. En el mundo de la lubricación para este tipo de vehículos destaca el aceite castrol, la marca de lubricantes que BP adquirió en el año 2002.

Dentro de su gran rama de ofertas, destaca AdBlue, que es un producto químico de origen sintético que permite reducir el nivel de emisiones de los vehículos pesados con motor diesel que tengan instalado el sistema SCR (Reducción Catalítica Selectiva). Dentro de sus principales características destaca que:

  • Es una solución acuosa compuesta de urea y agua desmineralizada.
  • Es líquido incoloro e inodoro, cuyas características se regulan a nivel europeo a través de la norma DIN 70070.
  • No es un combustible, no se inyecta en el motor, sino en el circuito de escape después de la combustión. Es por esto que no está sujeto a impuestos sobre consumo ni a cualquier otra regulación.

El auge de los coches eléctricos e híbridos

Los coches eléctricos e híbridos están de moda y eso no hay quién lo discuta. Cada vez hay más en nuestras carreteras y eso es en gran medida a las facilidades que hay para su utilización, como puede ser el caso del incremento de las estaciones de servicio que permitan la recarga de estos vehículos, que en el caso de los eléctricos suele ser a través de la red como si de un teléfono móvil se tratase. Por lo que respecta a los híbridos, podremos o bien recargar sus baterías con electricidad o bien añadirle combustible a su motor de combustión.

Años atrás había miedo a la utilización de este tipo de coches por la desconfianza propia de lo nuevo y su poca autonomía pero todos los mitos del cambio han caído. A día de hoy la matriculación de estos coches sube como la espuma y en menos de una década reinarán en el mercado.

Conversaciones: