Híbridos y Eléctricos

VELOCICLO ELÉCTRICO

Aunque no lo parezca el DryCycle es una bicicleta eléctrica, y tiene ciertas ventajas de coche

El Drycycle es fruto del trabajo del ingeniero y ciclista Andy Murphy, y aúna las ventajas prácticas de un coche con las de una bicicleta eléctrica. No obstante su precio es el mismo que es del coche eléctrico más barato de España.

Captura de pantalla 2021-08-02 a las 12.03.52
DryCycle.

El DryCycle pone de manifiesto que con la electrificación del sector de los transportes se hace más factible la entrada al mercado de ingeniosas propuestas por parte de pequeños fabricantes. Si bien parece tratarse de un coche eléctrico, adentrándonos en su técnica nos damos cuenta de que bajo sus paneles existe un motor eléctrico que encuentra cabida en numerosas bicicletas eléctricas. Por concepción, pues, el DryCycle encaja a la perfección con lo que es un velociclo con asistencia al pedaleo.

El DryCycle es fruto del trabajo del ingeniero y ciclista Andy Murphy, según ha dado a conocer el canal de Youtube Global Cycle Network, y los primeros frutos de su esfuerzo vieron la luz en 2019, cuando fue mostrado al público primer prototipo del DryCycle. Ahora dicen sus responsables que está listo afrontar tan pronto como sea posible una ronda de financiación. A efectos legales, el DryCycle es un VMP, pues goza de las mismas especificaciones que una bicicleta de pedaleo asistido eléctricamente.

Es más, el esquema eléctrico que tiene cabida bajo la carrocería del DryCycle es obra de la japonesa Shimano. Más concretamente se trata de un Shimano E8000, que con 80 Nm de par motor y una potencia nominal de 250 W se adapta a la perfección a los límites que exige el marco europeo.

El motor se alimenta de un dueto de baterías de 504Wh de capacidad cada una, también fabricadas por Shimano. Por otro lado una batería auxiliar de 870 Wh de capacidad se encarga de alimentar los componentes eléctricos auxiliares como el sistema de iluminación, la bocina, la calefacción, el limpiaparabrisas, etcétera.

Captura de pantalla 2021-08-02 a las 11.58.13

DryCycle.

Con todo lo anterior, y con una carga completa de sus baterías, la distancia máxima durante la que será capaz de asistir eléctricamente al pedaleo será de 80 kilómetros. Si bien puede que se antoje como una distancia comedida, lo cierto es que esta cifra es en el nivel más alto de asistencia al pedaleo, por lo que a la mínima que el ciclista (¿o conductor?) intente alargar la carga a buen seguro superará el centenar de kilómetros.

Las ventajas de DryCycle, pues, son múltiples, pues de la misma manera que una bicicleta eléctrica, no necesita matriculación, seguro de responsabilidad civil, permiso de circulación, inspección técnica, etcétera, mientras que alberga ventajas típicas de un coche como protección ante los elementos y capacidad de carga destacable, si bien es cierto que moverse al mismo ritmo del resto del tráfico se antoja tarea complicada, pues la movilidad recae directamente sobre nuestras piernas y aunque el motor eléctrico Shimano nos asista, el límite de 25 kilómetros por hora en su asistencia nos acota.

El concepto, pues, parece una solución perfecta para aquellos que quieran un medio de transporte para ciudad que sea eficiente y fácil de usar, y a buen seguro contaría con una acogida comercial más que destacable si no fuera por el coste de compra del DryCycle. Y es que su precio se ha fijado en 14.995 libras, que equivalen a algo más de 17.500 euros en base al cambio de moneda actual.

Es cierto que existen bicicletas que coquetean con este precio, pero se trata de modelos destinados a alta competición con componentes de última generación, mientras que el DryCyle tiene como objetivo servir como herramienta de transporte, y a cambio de este coste existen alternativas como el Dacia Spring, que es el coche eléctrico más barato de Europa.

Además, no se trata de un concepto inédito el de este velociclo eléctrico, puesto que el especialista Canyon ya se encuentra trabajando en su particular visión en clave eléctrica.

Conversaciones: