Híbridos y Eléctricos

80 KILÓMETROS DE AUTONOMÍA ELÉCTRICA

Kalashnikov resucita la moto soviética por excelencia, la Izh-49, en clave moto eléctrica

Kalashnikov presenta su interpretación de la clásica moto soviética Izh-49 en clave de moto eléctrica, cuyo diseño se pone al día pero respeta profundamente el espíritu de la moto en la que se basa.

Kalashnikov Izh-49
Kalashnikov Izh-49

No es la primera vez que Kalashnikov hace acto de presencia en nuestro portal, y probablemente no acabe siendo la última. A pesar de que a todos nos suene la firma rusa como un fabricante de armamento, lo cierto es que también podría catalogarse como una empresa tecnológica. Una de sus últimas creaciones es la Izh-49 eléctrica, una reinterpretación de la moto clásica soviética con la que demuestran su saber hacer entre las motocicletas eléctricas.

Se podría decir, incluso, que Kalashnikov goza de experiencia en el campo de la electrificación de coches y motos, ya que creaciones como la del CV-1 un coche eléctrico conceptual, o sus motos eléctricas fabricadas para las cuerpos de policía rusos destinadas a usarse durante el Mundial de Rusia de 2018.

La protagonista de hoy, la Izh-49, parece salida de una película de ciencia ficción, ya que aunque su estética pueda ser digna de un largometraje, se basa en el modelo clásico Izh-49, cuya producción y diseño se remontan a 70 años atrás y cuyas motos de motor térmico clásicas aún se pueden ver por entornos rurales de Rusia en perfecto funcionamiento.

Ante unos ojos no demasiado ávidos, pocas cosas darían cuenta de la condición eléctrica de la Izh-49 de Kalashnikov, más allá del cambio de los componentes de su motor, como la ausencia de un tubo de escape, ya que todos los componentes usados respetan profundamente la estética de la moto soviética tradicional. Aunque se pone al día con elementos de seguridad como frenos de discos hidráulicos ventilados en ambos ejes, o neumáticos más anchos.

Kalashnikov Izh-49.

Kalashnikov Izh-49.

El esquema eléctrico de la Izh-49, sin embargo, no destaca especialmente por sus especificaciones, aunque se pueden catalogar de correctas. La "resurrección" de la moto militar soviética se ampara en un paquete de baterías del cuál no se menciona capacidad, pero dados los 130 kilos de peso total que marca en la báscula, no debe ser un tamaño del que deban estar orgullosos para tratarse de una motocicleta eléctrica.

Su motor ofrece una potencia eléctrica de 15 kW y picos de 60 Nm de par, y a pesar de su peso, estas cifras la hacen apta para alcanzar los 90 kilómetros por hora de manera holgada y promediar una autonomía proyectada de 80 kilómetros.

Kalashnikov no hace referencias a una posible comercialización de la Izh-49, ni si quiera en su país de origen, Rusia, y se podría quedar como un modelo conceptual prueba de la capacidad tecnológica de la firma de armamento militar.

Cada vez son más las noticias eléctricas que nos llegan desde Rusia, donde, por ejemplo, las motocicletas destinadas a la movilidad de los distintos cuerpos rusos recaerá sobre la Aurus Escort, una moto eléctrica de altas prestaciones, o los intentos del mismo gobierno de lanzar al mercado el coche eléctrico más barato del mundo, el Zetta.

Conversaciones: