Híbridos y Eléctricos

ESPÍRITU DE INNOVACIÓN

Olvídate de Tesla o Porsche, este es el vehículo eléctrico más rápido que hay en el mundo

Rolls-Royce es mucho más que una empresa de coches de superlujo. La aviación es su gran estrella, siendo capaz de firmar vehículos eléctricos únicos de alta tecnología.

FOTO-Portada
Espíritu de Innovación.

En un mundo donde cada vez necesitamos ir más y más deprisa, Rolls-Royce anuncia que no hay nada más rápido que el Espíritu de la Innovación. Una aeronave de última generación impulsada por motores eléctricos que ha conseguido batir varios récords de velocidad, incluyendo el de vehículo eléctrico más rápido del mundo. Una velocidad de infarto que demuestra que lo eléctrico no solo se aplica al mundo de la automoción.

Aunque todos conocemos a Rolls-Royce por sus Phanton, Ghost o Cullinan, la realidad es que tras la empresa inglesa se esconde un complejo entramado industrial. De sus oficinas no solo salen algunos de los coches más lujosos y caros del mundo, también algunos de los motores y aviones más avanzados que hay en el planeta. La división aeronáutica es referencia en la industria, proporcionando reactores a firmas como Boeing o Airbus, y también desarrollando aviones increíbles como el que nos ocupa.

FOTO-Cuerpo-2

Espíritu de Innovación.

El Espíritu de Innovación es toda una proeza de la ingeniería. Bajo su estilizada y aerodinámica silueta se esconde un conjunto 100% eléctrico compuesto por las baterías de propulsión con la mayor densidad que se hayan instalado en la industria. Esta batería de 6.480 celdas es la encargada de suministrar la energía a un motor eléctrico de más de 400 kW de potencia. No parece nada que no hayamos visto antes, pero supone todo un hito.

Tres han sido los récords que ha batido esta pequeña aeronave. El primero de ellos es recorrer más de tres kilómetros a una velocidad máxima de 345 millas por hora, 555,9 Km/h, pulverizando el hito anterior fijado en 213,04 kilómetros por hora. El segundo récord es el alcanzar una velocidad máxima de 331 millas por hora, 532,1 Km/h, en un tramo de 15 kilómetros, siendo así 292,8 Km/h más rápido que el récord que hasta ahora estaba registrado.

FOTO-Cuerpo

Espíritu de Innovación.

Por último, y no menos importante, el Espíritu de Innovación ha sido el primero en alcanzar los 3.000 metros de altitud, 9842 pies, en 202 segundos. Tres marcas que resultan un verdadero avance en el mundo de la aviación. Si eso no fuera suficiente, Rolls-Royce asegura, todavía tiene que ser confirmado, que durante las pruebas y los ensayos se ha alcanzado una velocidad punta de 387,4 millas por hora, lo que se traduce en 623 kilómetros por hora. De confirmarse el registro, el Espíritu de Innovación se convertiría en el vehículo eléctrico más rápido del planeta.

No es la primera, ni será la última vez que Rolls-Royce da importantes pasos en la senda de una industria aeronáutica más sostenible. Hace apenas unas semanas completó el primer vuelo experimental con combustible 100% sostenible. A eso hay que sumar un programa automotriz muy activo donde el Rolls-Royce Spectre se convertirá en el primer modelo eléctrico de la compañía. Pronto será lanzado en toda su grandeza y esplendor.

Conversaciones: