EL PERFIL

Herbert Diess, el CEO de la transformación de Volkswagen hacia el vehículo eléctrico

Herbert Diess lleva apenas unos meses ejerciendo como CEO del grupo Volkswagen, uno de los gigantes de la industria automovilística. En este tiempo, el ejecutivo alemán ya ha dado muestras de sus intenciones para el conglomerado: convertirlo en una referencia del vehículo eléctrico.

El CEO del grupo Volkswagen, Herbert Diess.
El CEO del grupo Volkswagen, Herbert Diess.

“Es la opción más plausible para llevar al grupo Volkswagen a la siguiente fase de su transformación”. Estas fueron las declaraciones de Frank Schwope, un conocido analista del banco comercial alemán Nord LB, tras hacerse público el nombramiento de Herbert Diess (Múnich, 1958) como CEO del consorcio alemán el pasado 13 de abril en sustitución de Matthias Müller. En sus primeros meses, el directivo está cumpliendo las altas expectativas que generó el mayor ascenso de su carrera.

Diess se formó Munich, su ciudad natal. En 1977 comenzó Tecnología del Vehículo en la Universidad de Ciencias Aplicadas, estudios que combinó desde 1978 con Ingeniería Mecánica por la Universidad Técnica de Múnich. En 1983 entró como asistente en el Instituto de Máquinas Herramientas y Gestión de Plantas de esta facultad, donde se doctoró en Automatización de Ensamblajes cuatro años más tarde. En 1988 dirigió el departamento de Automatización del Instituto para dar el salto a una de las mayores compañías tecnológicas de Alemania: Robert Bosch GmbH.

Su estancia en la sede de Bosch en Stuttgart duró poco, ya que en 1990 se trasladó a la fábrica de la firma en Treto, un municipio de Cantabria que cuenta con algo más de 1.000 habitantes. Allí, conoció a su actual mujer Irene, con la que comparte su pasión por el paisaje cántabro. De hecho, el matrimonio adquirió y reformó una casona centenaria en el entorno de la Ría de Treto para convertirla en un hotel rural cerca de Laredo.

En la factoría de Treto llegó a ser director general, lo que le valió para regresar en 1996 a Alemania para incorporarse como director de planificación y mantenimiento de BMW. Sin embargo, su estancia en tierras germanas duró apenas tres años. La marca bávara confió en Diess la responsabilidad de dirigir dos de sus factorías en Reino Unido: primero la de Birmingham y posteriormente la planta de Oxford. En 2003, el ejecutivo se convirtió en director de BMW Motorcycles, la división de motocicletas de la compañía.

Las motos son otra de sus pasiones. Bajo su responsabilidad, se lanzaron hasta 17 nuevos modelos en apenas 36 meses, generando un gran impacto económico en la marca. En 2006, por primera vez en la historia de la división, BMW Motorcycles superó la barrera de 100.000 unidades producidas gracias en parte al desarrollo del motor bóxer, que aumentó la cilindrada hasta los 1.170 cc.

En 2012 entró a formar parte del panel directivo de la firma alemana. Su salida de la compañía se produjo en 2015, después de que BMW eligiese como CEO a Harald Krüger en lugar de a Diess, que fichó por Volkswagen. Allí fue nombrado director del departamento de Turismos justo una semana antes de que estallase el conocido dieselgate. Precisamente, motivado por el escándalo de las emisiones del fabricante alemán, Volkswagen decidió que pasase a ser el jefe de la marca para que el ejecutivo liderase la transformación de la compañía al vehículo eléctrico.

Como director de Volkswagen consiguió reducir los costes en gran medida gracias a negociaciones con los sindicatos de la compañía. Esto provocó un incremento del margen de beneficios, que pasó del 1,8% en 2016 al 4,1% al año siguiente. En abril de 2018, su fulgurante trayectoria en la compañía alemana le llevó a ser nombrado CEO del grupo en sustitución de Matthias Müller, uno de los hombres de la casa de VW más reconocidos.

“Mi tarea es impulsar consistentemente nuestra evolución para convertirnos en un proveedor de movilidad sostenible, pionero y rentable”, aseguró Diess en el comunicado emitido por la compañía para anunciar su nombramiento. A través de su plan estratégico, diseñado hasta 2022, el grupo Volkswagen invertirá 44.000 millones de euros en el desarrollo de vehículos eléctricos, autónomos y servicios de electromovilidad compartida.

El gran objetivo de la compañía es, a través del Roadmap E, electrificar toda la gama hacia 2030. Primero, VW apunta a vender un millón de vehículos eléctricos en 2025 para triplicar la cifra cinco años después. De conseguirlo, gran responsabilidad será de Diess gracias a liderar el diseño de la plataforma MEB, la tecnología sobre la que se construyen todos los vehículos eléctricos no solo de Volkswagen, sino del resto de marcas que componen el grupo alemán.

Sobre la MEB se lanzará la familia I.D., la nueva generación de vehículos electrificados del grupo, cuyas estimaciones apuntan a fabricar hasta 11 millones de unidades. Estas serán desarrolladas principalmente en las plantas alemanas de Hannover, Emden y Zwickau, y serán comercializados desde 2020. Además, su vinculación con España le ha llevado a apostar por la electrificación de Seat, la compañía de VW con sede en Martorell (Barcelona) y de la que Diess es presidente del consejo de administración desde el pasado julio. De hecho, Volkswagen anunció recientemente que lanzará los primeros modelos eléctricos de Seat en China a partir de 2021 gracias a una triple alianza con su socio chino JAC, uno de los mayores fabricantes del gigante asiático.

Con Diess, el grupo Volkswagen apunta a ser una de las referencias del segmento de los vehículos electrificados en la próxima década y va camino de convertirse en una apuesta segura por la electromovilidad cuando se acaben los días de los combustibles fósiles.

Conversaciones: