Híbridos y Eléctricos

ARTURO PÉREZ DE LUCIA, DIRECTOR GENERAL DE AEDIVE

“Apoyamos un plan que reactive la inversión en producción de la automoción, pero el MOVES es otra cosa”

Según el IDAE, el MOVES es un plan para hacer frente al incremento de emisiones de CO2, promoviendo la reducción del consumo de combustibles fósiles en el transporte.

Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE.
Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE.

Las asociaciones del sector de la Automoción Anfac, Faconauto, Sernauto y Ganvam han dirigido un escrito a la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, manifestando su sorpresa ante los anuncios sobre el MOVES2020 que la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, y el director general del IDAE, Joan Groizard, hicieron el pasado 27 de abril durante un webinario organizado por la asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, AEDIVE.

Por ello, hemos querido hablar con el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, para conocer sus impresiones respecto a esta polémica y la interpretación que hacen del escrito.

PREGUNTA. A raíz del congreso online que organizó AEDIVE el pasado 27 de abril, donde los representantes ministeriales del MITECO concretaron detalles del Plan MOVES 2020 se ha generado una sorpresa entre las asociaciones del sector de la automoción por estos anuncios. ¿Comparte AEDIVE ese sentimiento?

RESPUESTA. A nosotros no nos ha resultado sorprendente porque la información sobre el desarrollo del MOVES2020, incluida la cuantía prevista de 65 millones de euros, era vox populi desde finales de 2019. 

De hecho, ya se conocía que el IDAE estaba trabajando en algunas modificaciones del plan con respecto a la edición del año pasado, que además habían sido trasladadas tanto por AEDIVE como por otras asociaciones.

Creemos que habría que celebrar estos anuncios porque resulta muy positivo que se haya eliminado la barrera del achatarramiento para acceder a los incentivos, que se haya incrementado el techo en el precio de los vehículos, que se flexibilicen los porcentajes asignados a las cuatro líneas de actuación, que se incremente la cantidad destinada a la compra de vehículos o que el renting obtengan mejores y mayores ventajas como uno de los sectores que más tirón tiene en el conjunto de las matriculaciones.

P. El comunicado de estas asociaciones destaca que el sector del automóvil ha trabajado para coordinarse y consensuar sus propuestas buscando facilitar el diálogo con las administraciones como un bloque único. ¿Ha participado AEDIVE de ese consenso?

R. No hemos sido invitados, si bien es entendible que el sector puramente vinculado a la fabricación, comercialización y vida útil del automóvil en su sentido más amplio, contemplando todas las tecnologías de propulsión, proponga planes para la reactivación económica ligados a sus intereses.

Nosotros englobamos a toda la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios de la movilidad eléctrica y por tanto, nuestras propuestas no solo se centran en las diversas tipologías de vehículo cero emisiones, sino también en toda esa transversalidad que representamos, incluidos los servicios de movilidad y la infraestructura de recarga, que también es una parte integral de la nueva industria de la automoción.

P. Según señalan las organizaciones, el plan que el sector propone va "más allá" y busca recuperar la demanda, la producción y el empleo y, además, hacerlo de una manera compatible con los objetivos de descarbonización del parque. ¿Qué opinión les merece esto?

R. Nos parece fantástico y además, lo compartimos y lo apoyamos plenamente. Ahora bien, un MOVES es un plan estructurado y definido que lleva años destinado a proporcionar incentivos a la movilidad sostenible y que incorpora otras variables como incentivos a las infraestructuras de recarga, que es totalmente diferente a un plan de choque que reactive la inversión en producción para la automoción, que entendemos que debe estar principalmente orquestado por Industria.

Además, el MOVES2020 parte de los planes presupuestarios aprobados en la legislatura del anterior gobierno del Partido Popular, entre otras cosas porque todavía no se han podido aprobar los nuevos Presupuestos Generales del Estado.

Entendemos que el actual Gobierno ha optado por llevar adelante el MOVES2020, con independencia de que se aprueben finalmente los PGE porque si no, este sería un año perdido en lo que se refiere a las ayudas a la compra de vehículos ecoeficientes, en un momento en el que además, resulta más necesario que nunca y que era igualmente aplaudido por los fabricantes a finales de 2019, antes de que siquiera se supiera de la existencia del COVID19 y de sus consecuencias sanitarias y económicas.

Como dato a tener en cuenta, a 17 de abril de este año había 135 matriculaciones de vehículo eléctrico, lo que supone una caída del 96.6% respecto al mismo día del año anterior, y las expectativas de cierre del mes no auguran un cambio en esta tendencia, cuando el año pasado, abril sumó 1.225 matriculaciones de vehículos eléctricos puros.

Por ello, el MOVES, con 65 millones de euros, no puede llegar a ser un plan de choque que incluya medidas fiscales e iniciativas para la reactivación de la inversión en producción porque además, no es su cometido. 

Entendemos que desde el Ministerio de Industria se debe apostar por planes industriales ambiciosos que reactiven la economía a través del fomento de la industria, y que apoyamos plenamente, pero creemos que debe buscar esa ambición presupuestaria para apoyar no solo a la industria automotriz, sino también a la de bienes de equipo eléctricos, esto es, las infraestrucuras de recarga, que también forman parte indiscutible de la nueva Automoción. 

En la misma medida, la industria de las motocicletas y ciclomotores eléctricos, incluidas en el ecosistema de AEDIVE, y los servicios de movilidad o sharing de coche y moto, que tanto están aportando a la movilidad urbana sostenible y que son un eslabón fundamental de la demanda en la compra de vehículos que además, está sufriendo un parón total a causa del confinamiento.

P. Pero en el reclamo de estas asociaciones, se señala que es necesario incentivar la demanda de todo el mercado y no solo de una tecnología en concreto.

R. Es que estamos plenamente de acuerdo con esa percepción, máxime con la situación actual que tenemos derivada del COVID19 y porque somos conscientes de que la movilidad eléctrica no resuelve, a día de hoy, todas las necesidades de la movilidad rodada, pero hay que volver al origen de lo que supone el plan MOVES para evitar mezclar conceptos.

El MOVES, que pilota el ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través del IDAE, está dirigido a incentivar la compra de vehículos alternativos, instalar infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, el desarrollo de incentivos para implantar sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y la implantación de medidas recogidas en Planes de Transporte a los centros de Trabajo a través de diferentes líneas de ayuda a la Movilidad Eficiente y Sostenible.

Además, el MOVES se define como una herramienta para hacer frente al incremento de emisiones de CO2, promoviendo la reducción del consumo de combustibles fósiles en el transporte, tal y como se refleja en la web del IDAE sobre el plan de incentivos.

Por tanto, creemos que no es el instrumento adecuado para conseguir aquello en lo que, por otro lado, estamos plenamente alineados, como es la propuesta que han elaborado estas asociaciones para que se desarrolle un plan integral para recuperar y repotenciar la industria de la automoción y que, a nuestro juicio, debe de acometerse desde el ministerio de Industria, Comercio y Turismo con la ambición presupuestaria necesaria y un plan coordinado para que las fábricas españolas, sus proveedores, los concesionarios y la postventa puedan afrontar con músculo financiero las consecuencias económicas derivadas del COVID19.

Conversaciones: