ENTREVISTA | JAVIER MATEOS, DIRECTOR GENERAL DE ZITY

Zity: “Tenemos que romper con la esclavitud del vehículo privado”

En la siguiente entrevista, el Director General de Zity, Javier Mateos, asegura que “tenemos que romper la barrera inicial de desconocimiento de este tipo de servicios, para liberar al usuario de la esclavitud asociada al vehículo privado”.

Javier Mateos, Director General de ZITY.
Javier Mateos, Director General de ZITY.

Coincidiendo con la puesta en marcha de Zity, el nuevo servicio de carsharing eléctrico en la Comunidad de Madrid, Híbridos y Eléctricos (HyE) ha entrevistado a Javier Mateos, Director General de Zity, empresa nacida de la alianza entre Ferrovial y Renault para la gestión de este nuevo proyecto. Javier Mateos, que cuenta con más de 10 años de experiencia en el sector de los servicios a ciudades, la movilidad y las infraestructuras, explica las ventajas y características del nuevo servicio y ofrece su visión sobre el futuro del sector del vehículo eléctrico compartido en los próximos años, de cara a afianzar el cambio de modelo de movilidad actual, centrado en la propiedad del vehículo, a un modelo de pago por el uso de los recursos.

 

PREGUNTA. Zity se ha convertido en el tercer operador de carsharing de la Comunidad de Madrid ¿Cuándo empezó a gestarse esta posibilidad de negocio y qué empresas están involucradas?

RESPUESTA. Zity es una empresa que nace de la unión de dos multinacionales, Ferrovial Servicios, con una participación del 80% y Renault, con el 20% de Car Sharing Mobility Services SL, que es la denominación de la nueva compañía. Esta alianza se ha gestado a lo largo del 2017, siendo especialmente intensos los últimos cinco meses desde la creación de Zity el pasado mes de agosto.

 

P. ¿Qué aporta cada empresa a este negocio?

R. Ferrovial Servicios aporta un amplio conocimiento en la gestión de infraestructuras de transporte, como el aeropuerto de Heathrow, y también de servicios medioambientales complejos, como la recogida y limpieza viaria de la ciudad de Madrid o proyectos con gran importancia tecnológica como los de eficiencia energética. Renault, por su parte, es líder en ventas de vehículos eléctricos. Uno de cada cuatro coches eléctricos que se venden en Europa son de la firma Renault; y en concreto, el modelo ZOE –elegido por Zity para prestar el servicio-, es el vehículo eléctrico más vendido en la actualidad.

 

P. ¿Cuándo ha entrado en operación el nuevo servicio?

R. Después de un periodo de test interno del servicio por toda la Comunidad de Madrid, Zity ya está oficialmente disponible. Se trata de un servicio de alquiler de vehículos por minutos que flexibiliza el uso del servicio mucho más allá de la ciudad de Madrid gracias a los 300 kilómetros de autonomía reales que tienen nuestros vehículos y que permiten al usuario moverse por dónde quiera. Zity cubre un perímetro total de más de 75 kilómetros cuadrados -60 kilómetros de la M30 y algunos barrios anexos-.

Para la elección del Renault ZOE Z.E 40, hemos priorizado la seguridad. Hablamos de un vehículo 100% eléctrico, cero emisiones, cinco estrellas Euro NCAP -máxima distinción en seguridad-, automático, con cinco plazas y un maletero de 300 litros. Está equipado con cámara de visión trasera, GPS, sensores de proximidad, entre otras características; además, es muy cómodo de conducir y muy ágil, ya que tiene 92 CV.

El proceso de alta es muy sencillo: el cliente descarga la app gratuita Zity, se registra como usuario –sin cuotas de alta ni fianza en el registro- y, a partir de ese momento, ya puede proceder al alquiler de cualquiera de nuestros vehículos. Los coches se arrancan directamente desde el botón Start/Stop del salpicadero.

Una de las grandes ventajas de nuestro servicio es la posibilidad de pausar el alquiler dentro o fuera de la zona Zity. Activando la función stand-by, el usuario puede mantener el coche reservado a su nombre por una cuota inferior al alquiler normal, pudiendo hacer uso del servicio por toda la Comunidad de Madrid con la única limitación de los 300 kilómetros de autonomía del vehículo. De esta forma, es posible, por ejemplo, ir desde Chamartín a un centro comercial o al cine con unos amigos a las afueras de Madrid, ver la película y volver a la ciudad, por un coste aproximado de 20 euros.

También tenemos un servicio de atención las 24 horas del día. A través de la app Zity el usuario, de forma rápida e intuitiva, puede informar sobre cualquier daño que detecte en el vehículo con anterioridad al alquiler del mismo. Además, el usuario tiene la información de los daños ya reportados con anterioridad, para que no pierda tiempo y se sienta cómodo al utilizar el coche.

 

P. ¿A cuánto asciende el coste del servicio?

R. Zity tendrá disponibles tres tarifas para cubrir tres tipos de necesidades diferentes y precios especiales de lanzamiento:

  • Estándar: Comienza una vez que el usuario entra en el coche y arranca. Su coste es de 0,21 €/min mientras el coche está en uso.
  • Stand By: Es de 0,07 €/min desde que el usuario abre el vehículo y lo arranca y cada vez que el usuario estaciona y lo activa y desactiva desde la app. 
  • Diaria: Se trata de una tarifa fija de 55 euros para un uso continuo de 24 horas.

 

P. ¿Cuántas estaciones tienen disponibles para la recarga de los vehículos y dónde se encuentran ubicadas?

R. Zity cuenta con dos bases de recarga ubicadas en el Norte y Oeste de la ciudad de Madrid, como centros de operaciones para la recarga de los vehículos. Hay que resaltar que los usuarios no tienen que preocuparse de la recarga de los coches. Un gran equipo humano se encarga de garantizar que los ZOE están en perfectas condiciones de uso en todo momento, trasladando aquellos coches con necesidades de carga a nuestras bases y devolviéndolos a la ciudad cargados y listos para ser utilizados de nuevo.

Los cargadores que hemos elegido son de la firma Simon. Se trata de cargadores inteligentes que están conectados en tiempo real a nuestra central de operaciones para tener un control absoluto del proceso de carga. En estas bases de operaciones, los usuarios podrán estacionar los Zity de forma gratuita, por lo que aportamos una solución de aparcamiento en la zona donde operamos.

 

P. ¿Cómo garantizan que la energía consumida para la recarga es 100% renovable?

R. Uno de los problemas fundamentales de las ciudades es la acumulación de la contaminación por el uso de combustibles fósiles para el transporte, entre otros usos. Como acabo de comentar, el ZOE es un coche 100% eléctrico. Para completar el compromiso de Zity con el medio ambiente, toda la energía que se consume en la recarga de los vehículos tiene la garantía de origen 100% renovable por parte de Iberdrola, nuestro proveedor de energía, procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia.

 

P. ¿Cuántas personas se han registrado en la web desde el anuncio de la puesta en marcha de este servicio?

R. A día de hoy, hemos superado el nivel de usuarios que nos planteamos como objetivo en la presentación de nuestra web www.zitycar.es, en la que el usuario puede encontrar información de nuestras promociones de lanzamiento y sobre todo lo relacionado con este nuevo servicio.

 

P. ¿Qué previsiones se han marcado en el corto plazo?

R. El lanzamiento está cumpliendo nuestras expectativas y el objetivo es tener la flota de 500 ZOE operativa antes de Navidad. Esperamos tener una gran acogida entre los madrileños, ya que estamos seguros de tener un gran producto que ofrecer. En los próximos meses veremos la evolución de Zity y podremos fijarnos nuevas metas.

 

P. ¿Tienen pensado ampliar el servicio a otras ciudades españolas?

R. Nuestro objetivo a corto plazo incluye el lanzamiento en Madrid y ahí tenemos centrada toda nuestra atención. En un futuro estudiaremos todas las posibilidades que creamos pueden ser interesantes.

 

P. ¿Cuáles son las principales ventajas del uso del vehículo eléctrico compartido?

R. Según nuestros cálculos, cada vehículo compartido puede sustituir al menos a ocho vehículos privados, ya que se utiliza ocho veces más que uno particular. De esta forma, en el medio plazo se ocupa ocho veces menos aparcamiento y liberamos espacio para la ciudad. Por otro lado, el vehículo eléctrico, en general, consume 1/3 de la energía necesaria para mover un vehículo diésel o gasolina; además, su uso no emite gases contaminantes, reduciendo los casi 150 gramos de CO2/km que puede emitir un vehículo de combustión interna. El vehículo eléctrico también reduce el ruido provocado por un vehículo tradicional. La batería eléctrica evita los movimientos mecánicos ruidosos utilizados en los motores de combustión tradicionales, que están en entornos de 68-74 decibelios en el mejor de los casos.

 

P. ¿Cuál suele ser la media de uso por coche y día de un servicio de carsharing?

R. El viaje medio para este tipo de servicio está entre los 20 y los 25 minutos, si bien, en el caso de Zity, nuestra función stand-by puede alargar los tiempos medios de uso de nuestros vehículos. Para cada uno de los ZOE prevemos un uso que oscilará en una horquilla de 10 a 14 usos diarios, que alcanzaremos una vez tengamos una masa crítica de usuarios.

 

P. ¿Qué tipo de público suele contratar mayoritariamente este tipo de servicio?

R. El sector de carsharing se está desarrollando actualmente y no hay un largo histórico de uso. Esto hace que la demanda se vaya construyendo día a día y vayamos sumando usuarios a los que ya utilizan este servicio. El incremento de la oferta de carsharing, unido a otras iniciativas como el motosharing, lo que hace es ofrecer más alternativas de movilidad al usuario, que complementan a las formas tradicionales de moverse por Madrid, como puede ser el transporte público. Por estos motivos, nuestro público es tanto el actual usuario del carsharing, como el joven que no se compra un coche para moverse por la ciudad, o la familia que no renueva su segundo coche y empieza a usar el coche compartido. El abanico de posibilidades es muy amplio, ya que es posible llegar a satisfacer las necesidades tanto para el uso a nivel personal como profesional, y en este último con infinidad de casuísticas.

 

P.¿Cree que hay espacio suficiente en Madrid para tres operadores?

R. Diariamente circulan entre 2 y 2,5 millones de vehículos en la ciudad de Madrid. En su inmensa mayoría, son desplazamientos realizados por vehículos privados de gasoil o gasolina. Con la entrada de Zity, sumamos algo más de 1.500 vehículos eléctricos carsharing en la ciudad, por lo que el porcentaje de movimientos asociados a vehículos compartidos todavía es muy pequeño. Prevemos que en 2030, un 20% de nuestros desplazamientos se realice en alguno de los formatos de vehículo compartido existentes o que están por venir. Aplicando ese porcentaje a los 2,5 millones de movimientos, vemos que todavía hay un amplio margen de crecimiento para este tipo de iniciativas.

 

P. ¿Cuánto dinero al año puede llegar a ahorrar un usuario de coche compartido?

R. Todo depende del uso que se haga del coche. Por ejemplo, para un uso inferior a los 10.000 kilómetros al año, las cifras indican que, objetivamente, es rentable el uso de vehículos alquilables por pequeños espacios de tiempo, sea cual sea la modalidad que mejor se adapte a tus necesidades. Esto lo que añade a la ecuación es poder elegir un tipo de vehículo distinto para los usos que le podemos dar. No es lo mismo ir de vacaciones en agosto que moverse por el centro de la ciudad o ir de compras al centro comercial.

Anualmente, un vehículo de gama media cuesta al propietario unos 4.500 euros al año incluyendo la compra, el combustible, el aparcamiento, los impuestos, el mantenimiento… esto se traduce en unos 20.000 minutos de uso del carsharing (330 horas), lo que implica que prácticamente puedes conducir este tipo de vehículos una hora todos los días del año por el mismo precio.

 

P. Compañías como la suya se han convertido en principales impulsoras de las matriculaciones de vehículos eléctricos en España ¿Cómo cree que se desarrollará el sector del vehículo compartido en nuestro país?

R. Creo que tenemos por delante una oportunidad magnífica para el desarrollo del mercado de vehículos eléctricos. El hándicap para el desarrollo de las infraestructuras de recarga necesarias para los coches eléctricos era la existencia de una demanda real de necesidades de carga. Zity ha apostado por el vehículo eléctrico y esto implica que las necesidades de carga ya son reales. Además, nuestros usuarios van a comprobar las ventajas de la movilidad eléctrica, por lo que esperamos ser una lanzadera que permita la renovación del parque automovilístico madrileño, cambiando el motor de combustión interna por vehículos eléctricos.

 

P. ¿Qué opina de las cooperativas de carsharing que se están creando en España? ¿Les perjudican de alguna manera?

R. Creo que podemos tener un objetivo común. Está claro que estamos en un punto de inflexión gracias a la tecnología actual y la situación de polución y tráfico en las grandes ciudades. Debemos aprovechar los recursos al máximo y ganar en eficiencia. Si esos son los objetivos, cualquier iniciativa que respete la legislación será bienvenida.

 

P. ¿Qué países lideran el servicio del carsharing en Europa? ¿Por qué este tipo de servicios está más avanzado en estos países?

R. El carsharing o la movilidad compartida en general, tiene una presencia relevante en países europeos como Alemania, Francia o Italia y en Norteamérica. Por otra parte en Asia -China fundamentalmente-, hay un desarrollo tremendo de la bicicleta compartida que ya ha llegado a Madrid.

Es difícil establecer un patrón que unifique los motivos de la aceptación de este modelo en países tan dispares. Por ejemplo, Madrid, con la entrada de Zity este mes de diciembre, es un caso de estudio a nivel mundial, ya que se trata de la mayor flota eléctrica compartida en todo el mundo. Esto va unido a las directrices de las administraciones, la sensibilidad, usos y costumbres de la población y las circunstancias particulares de cada área.

Lo que es indudable es que hay una tendencia generalizada que apuesta por un cambio de modelo. Pasamos de un modelo de movilidad centrado en la propiedad del bien, del vehículo, y vamos a un modelo de pago por uso de los recursos.

 

P. ¿Cuál es el potencial de este tipo de servicio en España?

R. Desde nuestro punto de vista el potencial el muy grande. Como comentaba anteriormente, el vehículo compartido está en fase clara de crecimiento pero hay mucho más. La nueva movilidad no solo contempla servicios de carsharing como Zity, sino también el desarrollo de plataformas MAAS (Mobility As A Service) que faciliten al usuario un servicio de movilidad multimodal y simplifiquen su día a día. En este sentido, hay grandes retos por delante como, por ejemplo, el desarrollo del vehículo autónomo, que va a transformar el sector de la movilidad en un futuro próximo.

 

P. ¿Considera que el apoyo de la administración española es, a día de hoy, suficiente?

R. La dirección marcada por el Ayuntamiento de Madrid al aprobar el Plan A de Calidad del Aire es un claro ejemplo de su apuesta para favorecer la implantación de medidas que den solución a los problemas actuales de contaminación y tráfico en las zonas céntricas de la ciudad. Para Zity es fundamental contar con el apoyo de las administraciones como el Ayuntamiento de Madrid, tanto para la implantación del vehículo eléctrico, como para el modelo de carsharing.

La normativa actual en la ciudad de Madrid permite a los usuarios de Zity aparcar sin coste en las zonas azules o verdes, acceder a las Áreas de Prioridad Residencial como el barrio de las letras, por ejemplo, o quedar libres de circular por la almendra central los días en los que haya restricciones de circulación por la activación del protocolo de contaminación.

Siempre es posible mejorar e incentivar el uso de este tipo de soluciones compartidas eléctricas, permitiendo el aparcamiento en zonas exclusivas para vehículos compartidos o dotando a la ciudad de mayor infraestructura de recarga. Sin embargo, Madrid cumple perfectamente con los requerimientos mínimos necesarios para que podamos poner en marcha un servicio como Zity.

 

P. Desde su punto de vista, ¿qué haría falta para que este tipo de servicio se extendiera en España?

R. Es cuestión de tiempo. Cada ciudad tiene sus propias necesidades y características que harán que los servicios se adapten a cada caso, pero la movilidad compartida es una realidad y en los próximos años seguro que irá creciendo el número de ciudades en las que el carsharing complementa la oferta de transporte de la ciudad.

 

P. ¿Qué les diría a los conductores para que se animen a utilizar Zity?

R. Les pediría que prueben nuestro servicio y valoren lo que les estamos ofreciendo. Tenemos que romper esa barrera inicial de desconocimiento del servicio, ya que una vez que lo pruebas te das cuenta de todas las ventajas que tiene, pudiendo liberarse de las tradicionales esclavitudes asociadas al vehículo privado.

Conversaciones: